compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.-  La iniciativa de reforma a la Ley de Salud y Código Penal que plantea regular el uso de la mariguana con fines terapéuticos y lúdicos, promovida por el presidente de la República, no establece los mecanismos legales mediante los cuales los ciudadanos tendrán acceso a ella, por lo tanto, se quedó corta.
Así lo estableció ayer el oficial del Programa de Política de Drogas de México Unido Contra la Delincuencia, Aram Barra, al asistir al primer foro de análisis organizado por la Comisión de Salud del Congreso sobre el uso terapéutico y lúdico de la mariguana, en el auditorio principal del campus de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM).
El especialista dijo que ese es el gran fallo de la iniciativa presidencial, en comparación con las iniciativas que presentaron el grupo parlamentario del PRD y la del presidente del Senado, Roberto Gil, que incluyen en su contenido medidas más claras sobre cómo garantizar el derecho de las personas a consumir o usar el enervante.
Afirmó que desde el Programa de Política de Drogas de México Unido Contra la Delincuencia están a favor de privilegiar la salud público por encima del interés que represente el mercado de la cannabis.
Por lo tanto, considera que deben definirse modelos de producción que estén ajenos a la industria privada, como por ejemplo la autoproducción o los clubes de autocultivo para que la iniciativa de reforma esté completa.
Por otra parte, señaló que le parece positivo que los estados, como Morelos, aterricen el debate nacional para socializar en el ámbito estatal el tema.
En la inauguración de los foros, el presidente de la Comisión de Salud, Víctor Caballero, aseguró que el objetivo es abrir la discusión de los diferentes usos de la mariguana a la sociedad, con una visión integral, y no sólo como parte de un problema de delincuencia, sino también médico.
En este primer foro participaron como panelistas Alejandro Olmos López, neurólogo pediatra; Fernando Belaunzarán, el ex diputado federal; Fernando Bilbao Marcos, ex rector de la UAEM, y Aram Barra.

Por: ANTONIETA SÁNCHEZ  /  [email protected]