Después de siete años del asesinato de Paulette Gebara Farah, la Fiscalía del Estado de México comunicó a los familiares que el cuerpo de la niña ya no contaba como elemento de prueba, por lo que fue decisión de la familia cremar su cuerpo en el panteón Francés.

Los padres de la menor, Lizett Farah y Mauricio Gebara reportaron el 22 de marzo la desaparición de su hija, ante el reporte autoridades llegaron al lugar para inspeccionar el cuarto de Paulette en donde la madre realizó entrevistas.

Tras una nueva investigación la PGJEM encontró en las declaraciones de ambos padres inconsistencias el 29 de marzo y un día después el cuerpo de la menor fue encontrada entre la base y el colchón de su cama.

Para el 4 de abril se levanto el arraigo contra los padres de Paulette y fue cambiado el delito de homicidio por una muerte accidental.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...