compartir en:

Lille.- La selección de Gales hizo historia al dar la vuelta y remontar por 3-1 para meterse por primera vez en su historia en las semifinales de la Eurocopa, tras dejar fuera a Bélgica ayer y ahora se medirá ante Portugal por un sitio en la final europea.
El juego comenzó con dos combinados tratándose de hacer con el control, los belgas tomaron la delantera y no fallaron con la que tuvieron, Nainggolan sacó un potente disparo desde fuera del área para mandar al ángulo superior izquierdo la pelota.
Un gol que los lleno de confianza, tal vez de más porque entonces comenzaron a pensar en la siguiente fase antes de terminar el partido; el 1-1 de Ashley Williams todavía en el primer tiempo no los despabiló.
Fue hasta que Robson-Kanu, al 55’, se apuntó un golazo al quitarse a dos hombres en el área de espaldas a la portería para quedarse solo y fusilar cómodamente al Courtois, que comenzaron a apretar.
Conforme el reloj pasaba Gales jugó más suelto y sin renunciar al ataque aprovechó el descontrol en la zaga para aniquilar el partido, Vokes, quien llevaba 5 minutos en el campo remató de cabeza cruzado a segundo poste para acabar con el sueño del talento de Bélgica.
El eslovenio Damir Skomina tuvo una regular actuación en el partido, no marcó un posible penal en la primera parte a favor de bégilca y dejó pasar algunas jugada fuertes.