compartir en:

El número de inmigrantes muertos tras ser transportados por traficantes de indocumentados en la caja cerrada de un tráiler, se elevó hoy a 10, al fallecer una víctima más en un hospital de San Antonio, informaron autoridades.

La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) reportó que la décima víctima murió en un hospital local tras ser rescatada la madrugada de este domingo junto con otras 30 más en la caja del tráiler que estaba parado en el estacionamiento de un supermercado al suroeste de San Antonio.

Ocho inmigrantes fueron encontrados muertos en el lugar y uno más falleció horas después de ser internado en un centro hospitalario local.

Las autoridades creen que el camión pudo haber transportado hasta 100 inmigrantes.

El jefe de la policía de San Antonio, Williams McManus, dijo que luego de revisar videos captados por las cámaras de la tienda Walmart, se observó que una serie de vehículos llegaron al remolque y recogieron a mucha gente, que sobrevivió al viaje.

"Estamos viendo un crimen de tráfico de personas esta noche", dijo McManus.

El conductor del camión identificado como James M. Bradley fue detenido por la policía y comparecerá este lunes ante un juez federal para ser instruido de cargos de contrabando de extranjeros.

El incidente es el más grave registrado en Texas relacionado al tráfico de indocumentados, desde el ocurrido en mayo de 2003 cuando 19 inmigrantes fallecieron asfixiados por el calor en la caja de un tráiler que fue dejado abandonado cerca de la comunidad de Victoria, Texas.

Reyna Torres Mendivil, cónsul general de México en San Antonio, confirmó que varios ciudadanos mexicanos estaban entre los sobrevivientes y las víctimas fatales del incidente, pero indicó que aún no estaba en condiciones de precisar más datos en tanto aún no estén notificados todos los familiares.

El camión estaba parado al menos desde la noche del sábado en una esquina del estacionamiento de una tienda Walmart en el suroeste de la ciudad, adyacente a la carretera interestatal 35 que conecta a San Antonio con la comunidad fronteriza de Laredo, Texas.

El Departamento de Policía de San Antonio indicó en un comunicado que se cree que los ocho inmigrantes que fallecieron en el lugar, murieron como resultado de la exposición al calor y de la asfixia, por las temperaturas extremas en el interior de la caja del tráiler.

De acuerdo con las autoridades, la caja del camión era refrigerada pero el aire acondicionado no funcionaba.

Jason Runyen, meteorólogo del Servicio Nacional del Clima, dijo que las temperaturas el sábado pasado en San Antonio alcanzaron los 37 grados centígrados en el exterior y dentro de la caja del camión, pudieron haber superado los 46 grados centígrados.