compartir en:

Una organización a favor de los derechos de los animales acaba de publicar un video en el que afirman que el consumo regular de pollo durante el embarazo, interviene en el futuro tamaño del miembro masculino, haciéndolo más pequeño.

Según People for the Ethical Treatment of Animals, los ftalatos, un compuesto químico presente en los plásticos pero detectado también en la carne de algunas aves, pueden tener un efecto directo en el desarrollo de los genitales del bebé antes de nacer.

“Comer pollo puede hacer que el pene de tu hijo sea pequeño”, señala la asociación.

Sin embargo, dicho estudio es de 2008 y en ningún momento se menciona el pollo, por lo que las críticas de usuarios de redes sociales no se hicieron esperar, incluidos los militantes veganos.

Ante la polémica, representantes de la organización declararon que su intención es "hacer llegar el mensaje de los derechos de animales a toda la población con el fin de concientizar sobre estos", aceptando que el mensaje fue 'una especia de broma'.