Estudiantes de la Facultad de Ingeniería de la UNAM crearon un robot con capacidad de inspeccionar y limpiar cisternas sin necesidad de vaciarlas o interrumpir el suministro de agua.

El vehículo sumergible, desarrollado por Luis Carlos Valverde, Arístides García y Noé Lozano, es controlado vía remota y está equipado con una cámara de video que permite revisar las condiciones de los depósitos, medir la turbidez del agua y controlar la limpieza.

Algunas de sus ventajas tienen que ver con el ahorro económico, de agua y de tiempo, señalaron los alumnos del octavo semestre de las licenciaturas de Ingeniería Industrial e Ingeniería Petrolera.

“Hasta hace unos años era necesario vaciar las cisternas para limpiarlas, sólo se dejaba un mínimo del líquido para tallar las paredes”, indicaron los universitarios en un comunicado de la UNAM.

Los jóvenes explicaron que el robot de 35 por 35 y 30 centímetros de altura se sumerge en la cisterna y una vez que hace el diagnóstico de su condición, aspira el agua, separa los sedimentos, que son expulsados mediante una manguera, y el líquido limpio es devuelto.

Este aditamento cuenta con una cámara, lámparas, cepillos y un sistema de succión y filtrado, así también un software libre permite su programación y se controla vía remota a través de una palanca de mando o joystick.

“La videocámara envía información en tiempo real y conforme vemos las imágenes o video en la pantalla de la computadora controlamos sus movimientos. Así analizamos y checamos, en primer término, la estructura de la cisterna, si hay grietas o fisuras”, detalló García.

Luego, se procede a la limpieza y filtrado, se sacan los sedimentos y el agua procesada es devuelta, “de modo que no se tira, retorna sin que su composición química haya cambiado”, precisó Valverde.

“Con este vehículo evitamos los riesgos que implica entrar a una cisterna, además de ahorrar tiempo y costos para el cliente, y no se desperdicia agua”, reiteró Lozano.

Por ahora, informaron, el dispositivo está diseñado para cisternas de grandes hoteles y corporativos.

La meta de los jóvenes es que en un futuro se brinde servicio a casas-habitación, para limpiar esos depósitos, y es una tarea más complicada.