compartir en:

Durante la noche del miércoles en Tepoztlán, aproximadamente a las 22:00 hrs, se desató un viento de gran intensidad. El incendio que había comenzado el día martes se mantenía controlado en algunas áreas gracias a los esfuerzos de los Brigadistas para combatirlo y se había logrado sofocar en el área de San Juan Tlacotenco.

Debido al fuerte viento, el fuego tomó inusual fuerza saltando las brechas contrafuego y extendiéndose sobre la cañada de San Jerónimo y el cerro denominado Malinaltepetl.

En cuestión de minutos el incendio devoró el costado derecho de la cañada y a la media noche el fuego ya estaba en la cima y en las faldas de los cerros que dominan el Valle de Atongo, avanzando con dirección al este, sobre el Cerro del Águila, tomando el rumbo de los Venaditos.

A la una de la mañana el panorama era devastador pues las llamas avanzaban a pasos agigantados y no parecía haber forma de apagarlo, el humo inundaba el Valle de Atongo y el fuego iluminaba toda el área, los vecinos se encontraban a la expectativa de lo que sucedería, las alarmas sonaron en el barrio de Santo Domingo y se comenzó a bocear en Xilotepetl y Tierra Blanca ante un posible desalojo, los vecinos de prolongación Meztitla y algunas zonas aledañas decidieron desalojar sus casas ante la inminente amenaza del fuego, gente del área afectada y otros barrios iniciaron patrullajes en la zona del valle y se concentraron en el paraje denominado lo venaditos, para poner a resguardo a los animales.

El viento demostró su fuerza y continuó soplando con vigor hacia el este, llegando hasta la parte superior de los venaditos en donde ya se encontraban trabajando voluntarios en una brecha y preparándose para retirar a los animales del lugar ante el inminente peligro.

Alrededor de las 2 de la mañana, el viento dejó de soplar con fuerza y el fuego dejó de avanzar a la velocidad a la que iba, quedándose en la parte superior del cerro. Tras una valoración de vecinos y protección civil se determinó que el fuego no llegaría a dicho paraje y luego de hacer una brecha, se retiraron del lugar, dejando patrullajes de protección civil, vecinos del valle, Santo Domingo, Tierra Blanca y Xilotepetl.

El día de hoy, el Valle de Atongo despertó entre humo, la mayor parte de los cerros que lo dominan amanecieron quemados y rodeados de niebla blanca, el aroma a quemado inunda la región, las alarmas del barrio se escuchan y la gente se comienza a reunir en la casa del pueblo, y en otros lugares para continuar con la labor de sofocar el siniestro.

Con información de Planeta Tepoztlán

Foto: Tony Villamil