El hospital Södersjukhuset de Estocolmo, Suecia, ha interpuesto una denuncia ante las autoridades del país tras recibir decenas de casos de mujeres en estado de embarazo no deseado tras usar el controlador de la fertilidad de la aplicación Natural Cycles como método anticonceptivo. La empresa ha respondido a través de un comunicado afirmando que "ninguna contracepción es cien por cien segura y los embarazos no deseados son un riesgo desafortunado con cualquier contracepción".

Natural Cycles se presenta como la única aplicación móvil certificada como anticonceptivo en Europa y aseguran que está respaldada por investigaciones clínicas que demuestran que este método es eficaz en el 93% de los casos. La empresa aclara que, en estadísticas anuales, 5 de cada 1.000 mujeres usuarias se quedan embarazadas por un fallo de la app y 7 de cada 100 por otras razones de imprudencia, es decir por no usar un método de bloqueo en los días indicados de alta fertilidad. 

La aplicación funciona de forma conjunta con un termómetro que permite tomar la temperatura vaginal para saber cuales son los días fértiles del mes, marcados en rojo, en los que hay que usar protección para tener relaciones sexuales. En el caso de los verdes, no fértiles, no habría probabilidad de quedarse embarazada. Además de controlar los ciclos de fertilidad, Natural Cycles es una herramienta de conocimiento del propio cuerpo sin efectos secundarios, según defiende la empresa creadora que advierte de que no protege contra las enfermedades de transmisión sexual. Por el momento, esta app solo está reconocida como método anticonceptivo en Europa; en otras jurisdicciones solo podía ser usada para el acompañamiento de la fertilidad, lo que también puede ser útil para las mujeres que sí desean quedarse embarazadas.