Cuernavaca.- La única protección efectiva que tenemos hasta ahora contra la COVID-19 son las vacunas y las medidas que conocemos desde que comenzó la pandemia hace casi dos años: cubrebocas, lavado de manos y distanciamiento social, aseguró la especialista en virología de la UNAM y miembro de El Colegio Nacional, Susana López Charretón.

A partir de la aparición del virus SARS-CoV-2 surgieron productos milagro que prometían prevenir la infección, como el dióxido de cloro; otros, que aseguraban curarlo, como la hidroxicloroquina, o la ivermectina, que ya se ha demostrado no tienen efecto alguno, pero incluso hay médicos que lo siguen recetando.

El dióxido de cloro, los tés y otras medidas que no funcionan y han sido ampliamente viralizados en redes sociales y de boca a boca, representan un riesgo alto para la salud: “Ninguno de ellos protege. La única protección son las vacunas”, recalcó la integrante del Instituto de Biotecnología.

Entre las últimas noticias que han circulado están: dos ácidos de la cannabis pueden unirse a la proteína espiga del SARS-CoV-2, bloqueando un paso crítico en el proceso que utiliza el virus para infectar a las personas. Sin embargo, esta información que se encuentra en el Journal of Natural Products como una investigación en proceso, https://pubs.acs.org/doi/10.1021/acs.jnatprod.1c00946, dice “como complemento a las vacunas…”, pero se ha tergiversado en la creencia que el consumo de mariguana ayuda a prevenir y combatir la COVID-19.

Otra desinformación a partir de la aparición de la variante Ómicron y del incremento en los contagios en México y el mundo, es que las vacunas ya no sirven contra esta cepa, y que tampoco los cubrebocas realizan su función; el argumento es que si las vacunas funcionaran, no habría tantos contagios.

Al respecto, López Charretón aclaró: “Sí están funcionando. La mayor parte de la gente que se infecta y está vacunada, tiene síntomas leves. Desde el principio el mensaje ha sido muy claro: las vacunas no protegen contra la infección, sino contra la evolución grave de la enfermedad y consecuencias más severas, como la muerte”.

La integrante de la Academia Mexicana de Ciencias insistió en que, aunque presenta algunos cambios, el virus sigue siendo el mismo en esencia, y las medidas usadas desde el principio de la pandemia aún funcionan. En el caso de los cubrebocas, utilizar uno de tela es mejor que nada y si la gente no puede tener los KN95 puede usar dos quirúrgicos y uno de tela; es decir, tratar de filtrar en la mayor medida posible el aire que respiramos y exhalamos.

Fakesnews

El dióxido de cloro, los tés y otras medidas, como que las vacunas no sirven.

Por: Redacción DDM

local@diariodemorelos.com


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado