compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- El 17 de marzo de este año entró en vigor el decreto  332 por el que el Congreso adicionó el Título Vigésimo Tercero al Código Penal y reformó la Ley de Cultura Cívica para establecer el maltrato animal como delito penal.
Fue una propuesta del grupo parlamentario del PRD que se analizó y dictaminó en la Comisión de Puntos Constitucionales y el Pleno aprobó por unanimidad.
El decreto establece medidas drásticas para frenar los actos de violencia que las personas cometen contra los animales y que después puedan ser cometidos contra otros seres humanos, señaló la coordinadora del grupo parlamentario, Hortencia Figueroa Peralta.
“En nuestra entidad el maltrato y la crueldad contra los animales no se encuentra prevista en el Código Penal, por lo que conductas reprobables como el maltrato, golpes, tortura, explotación de los animales en peleas de perros y abandono de los mismos por sus dueños que prácticamente los tiran a la calle dejándolos a su suerte no está penado, en consecuencia estos actos son repetidos, sin que haya un castigo”, argumentó.
“Desafortunadamente de manera continua hemos conocido a través de las redes sociales y medios de comunicación, de casos de violencia y crueldad contra los animales”, dijo la legisladora.
Agregó: “La violencia contra animales y la violencia humana tienen una relación directa”, que puede traducirse también violencia intrafamiliar y en un patrón de conducta que los niños pueden reproducir en su vida adolescente y adulta.
Con esa finalidad se aprobó el decreto que tipifica el maltrato animal como delito penal que se castigará con seis meses a un año de semilibertad a quien lastime y cause la muerte a una mascota y de cárcel total cuando reincida.

Sanciones y
causas completas...
Desde 17 de marzo de este año entró en vigor el decreto donde el  Congreso reformó la Ley de Cultura Cívica para establecer el maltrato animal como delito penal.

Título vigésimo tercero
jDelitos contra la integridad y dignidad de los animales

Capítulo I
jARTÍCULO 327.- Al que cometa actos de maltrato o crueldad en contra de cualquier especie de animal doméstico provocándole la muerte, se le impondrán de seis meses a un año de semilibertad.
jEn caso de reincidencia o que concurra alguna de las circunstancias siguientes, se le impondrán de seis meses a un año de prisión, al sujeto activo: I. Si se prolonga innecesariamente la agonía o el sufrimiento del animal doméstico, y II. Si además de realizar los actos de maltrato o crueldad en contra de cualquier animal, el sujeto activo los capta en imágenes, fotografía o videograba para hacerlos públicos por cualquier medio.
jSe entenderá por métodos que provocan un grave sufrimiento, todos aquellos que lleven a una muerte no inmediata y prolonguen la agonía del animal doméstico, ya sea por las lesiones que provoca o el detrimento de su salud.
jNo procederá la denuncia, en caso de que se trate de espectáculos donde se empleen animales domésticos y que la autoridad correspondiente haya otorgado permiso de acuerdo con lo dispuesto por la Ley Estatal de Fauna.

ARTÍCULO SEGUNDO.- Se adiciona la fracción II, recorriéndose en su orden las subsecuentes
fracciones del artículo 18; y se reforma el artículo 19, ambos de la Ley de Cultura Cívica del Estado de
Morelos, para quedar de la siguiente manera:

Artículo 18.- Son infracciones contra la tranquilidad de las personas:
I. Poseer animales sin adoptar las medidas de higiene necesarias que impidan hedores o la presencia de plagas que ocasionen cualquier molestia a los vecinos;
II. Cometer actos de maltrato en contra de cualquier especie de animal doméstico, causándole lesiones de cualquier tipo;
III. Producir o causar ruidos por cualquier medio que notoriamente atenten contra la tranquilidad o la salud de las personas;
IV. Impedir el uso de los bienes del dominio público de uso común.
V. Obstruir con cualquier objeto entradas o salidas de inmuebles sin autorización del propietario o poseedor del mismo;
VI. Incitar o provocar a reñir a una o más personas;
VII. Invitar a la prostitución o ejercerla, así como solicitar dicho servicio. En todo caso sólo procederá la presentación del probable infractor cuando exista queja vecinal, y
VIII. Ocupar los accesos de oficinas públicas o sus inmediaciones ofreciendo la realización de trámites que en la misma se proporcionen, sin tener autorización para ello.

No procederá la infracción a que se refiere la fracción III, en caso de que se trate de espectáculos donde se empleen animales domésticos y que la autoridad correspondiente haya otorgado permiso de acuerdo con lo dispuesto por la Ley Estatal de Fauna.

El 17 de marzo de este año entró en vigor el decreto donde el Congreso reformó la Ley de Cultura Cívica para establecer el maltrato animal como delito penal.

 

Por:  ANTONIETA SÁNCHEZ  /  [email protected]