compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- “Armando Casas” es un juguete educativo que permite la autoconstrucción de una vivienda,  el cual fue creado por jóvenes arquitectos que radican en Cuernavaca; actualmente el proyecto es exhibido en la Bienal de Venecia.
Roberto Rodríguez Martínez y Ximena Davis son dos jóvenes arquitectos egresados de La Salle Cuernavaca, su trabajo “Armando Casas” los ha llevado a participar en el evento más importante de arquitectura del mundo, de la mano del arquitecto Pablo Landa.
Hace poco viajaron a Venecia, en donde presentaron ante los más destacados arquitectos del mundo su ‘juguete’, el cual va acompañado de un manual de construcción que permite a las familias construir de manera ordenada y sencilla una vivienda.
Su proyecto fue seleccionado de entre más de 300 trabajos de todo el país y fue uno de los 31 seleccionados para presentarse en la Bienal de Venecia, que es la exposición internacional de arte más importante en el mundo, en la que México participa con el tema de manuales de construcción.
“Desde hace tiempo Ximena y yo, junto con la asociación civil Caminando Unidos, comenzamos a trabajar en viviendas que se ubican a un costado de lo que eran las vías del tren en Cuernavaca, de ahí fue surgiendo la idea”, dijo.
Explicó que el 70 por ciento de las viviendas en México se construyen sin la asesoría de un arquitecto, sin planeación, por lo que a largo plazo no son de gran utilidad.
“Armando Casas es una estrategia para atender el rezago que existe en México, a través de los manuales de autoconstrucción como instrumento para difundir conocimientos técnicos que se remontan a los años treinta del siglo XX”, dijo.
Hoy, los jóvenes están buscando clientes interesados en utilizar la herramienta para que pueda llegar a un mayor número de personas.

El juguete
Rodríguez y Davis llamaron a su proyecto Armando Casas. Se trata de un juguete educativo que puede ser usado tanto por niños como por adultos.

Sus piezas de acrílico muestran cómo se integran distintos elementos estructurales y espaciales, y ofrece estrategias para facilitar la autoconstrucción progresiva de una vivienda.

Para los niños, estos talleres ofrecen reflexiones sobre las maneras en que toma forma el espacio construido. Para los adultos, son espacios para estrategias de planeación en la construcción.

Antecedentes
Una de las virtudes de Armando Casas es que su diseño incorpora conocimientos de autoconstrucción de las personas que participan en los talleres y de arquitectos reconocidos.

Se trata de una herramienta que surge de un contexto específico, y puede así responder de manera directa a sus necesidades. Además sintetiza los conocimientos desarrollados por expertos en otros espacios.

Armando Casas va acompañado de un manual para su uso. Entre los modelos de vivienda que aparecen en este documento se encuentran uno diseñado por Paloma Vera y Juan Carlos Cano—cuyo trabajo se presenta también en el pabellón—y otro por Alejandro Aravena, arquitecto chileno y director artístico de esta edición de la Bienal de Venecia.

El trabajo de Rodríguez y Davis responde al hecho que más del 95% de las viviendas en México se construye sin la participación de arquitectos.

Armando Casas participa en una estrategia para atender este rezago con una larga historia en México: los manuales de autoconstrucción como instrumentos para difundir conocimientos técnicos se remontan a los años treinta del siglo XX.

"Armando Casas es una estrategia para atender el rezago que existe en México, a través de los manuales de autoconstrucción como instrumento para difundir conocimientos técnicos que se remontan a los años treinta del siglo XX.” Roberto Rodríguez, arquitecto

La Bienal
El pasado 26 de mayo se inauguró el pabellón de México en la Muestra Internacional de Arquitectura de la Bienal de Venecia.

El guión curatorial se construyó a partir de una convocatoria abierta que reunió cerca de 300 proyectos de todo el país.

Uno de los 31 equipos seleccionados es el dirigido por los arquitectos Roberto Rodríguez y Ximena Davis, quienes trabajan con familias en colonias marginadas de Cuernavaca.

Su trabajo es una estrategia efectiva de comunicación de conocimientos especializados para que familias puedan construir sus propias casas.

Armando Casas fue desarrollado en talleres participativos con familias que viven en torno a las vías de tren abandonadas de Cuernavaca.

El futuro de Armando Casas
En meses recientes, empezaron a trabajar con una familia en el diseño y construcción de su casa.

Los arquitectos buscarán otros clientes interesados en utilizar la herramienta que diseñaron y contribuir así conocimientos arquitectónicos.

Como parte de las actividades de la Bienal en México, los arquitectos impartirán talleres en distintas ciudades del país, en los que presentarán el juguete.

 

Por: Marcela García /  [email protected]