Cuernavaca, MORELOS.- El Gobierno del Estado no caerá en actos de provocación; mantiene la convocatoria al rector Alejandro Vera Jiménez de resolver el conflicto político por la vía del diálogo y de ayudar a la Universidad, pero sin condicionamientos y sin la intervención de terceros.
Ayer, la Secretaría de Gobierno informó que durante la madrugada, el plantón que integrantes del Frente Amplio Morelense (FAM) mantenían afuera de la sede del Poder Ejecutivo, en el primer cuadro de la ciudad, se había retirado.
Más tarde, un grupo de personas, con Javier Sicilia a la cabeza, protagonizó un connato de violencia, y acusó al gobierno de “reprimirlos”.
La dependencia informó que cerca de las 3:30 horas, personal de la Comisión Estatal de Seguridad Pública arribó al lugar del plantón a solicitar a los manifestantes que desalojaran, por propia voluntad, los pasillos externos del inmueble debido a que obstruían el acceso.
Se indicó que en el plantón había trabajadores de la UAEM, a quienes se les ordenó permanecer en el lugar a pesar de que no formaba parte de sus actividades laborales, y ambulantes, que tenían la promesa de conseguir un lugar en la explanada.
El reducido grupo aceptó retirarse, sin entrar en confrontación.

POR LA FUERZA, INTENTAN REGRESAR
Horas después, integrantes del FAM acusaron haber sido objeto de represión policiaca y, con Javier Sicilia al frente, por la fuerza intentaron instalarse en los pasillos de acceso al edificio de gobierno.
Hubo minutos de tensión, cuando el grupo quiso pasar las vallas que resguardan el perímetro del edificio.
En medio de empujones y gritos, lograron llegar hasta el acceso principal, de donde fueron hechos retroceder por un grupo de policías que recibió la instrucción de evitar que volvieran a instalarse.

Por: ANTONIETA SÁNCHEZ /  [email protected]