compartir en:

Ayer, en la Ciudad de México, el titular de la Profepa, Guillermo Haro Bélchez, consideró que la decisión del gobierno de Morelos de suspender el Programa de Verificación Vehicular fue prudente, luego de que durante los primeros días de operación de la nueva normal, un número importante de centros demostraron que no están listos para adaptarse a la nueva tecnología.
El funcionario federal aseguró que todos los verificentros de Morelos no estaban preparados para afrontar las revisiones que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) inició en estos establecimientos de los estados que integran la Megalópolis: Ciudad de México, Estado de México, Morelos, Hidalgo, Tlaxcala y Puebla.
“El diagnóstico es que la totalidad de los verificentros funcionaban irregularmente, con altos índices de corrupción, y no estaban preparados para adaptar a la nueva tecnología los verificentros”, explicó en un noticiario nacional.
Durante los dos primeros días de supervisión, la Profepa clausuró 21 verificentros en la Ciudad de México porque sus equipos no cumplieron con la nueva norma y seis de cada diez vehículos no lograron pasar la verificación.
Por Antonieta Sánchez