Cuernavaca, MORELOS.- El regidor Rafael Domínguez Galindo informó ayer que a pesar de ser integrante de Comisión de Seguridad y Tránsito, no fue convocado a la rueda de prensa para dar a conocer la implementación del alcoholímetro, que encabezó la regidora, Gudelia Colín, además de Jorge Pallares.
Tras cuestionarle sobre la cancelación de los operativos para este viernes, el concejal consideró como un acto de irresponsabilidad anunciar la puesta en marcha para el 24 de noviembre del programa preventivo, sin contar con las condiciones y claridad sobre la operatividad del mismo.
Recordó que durante el anuncio en la rueda de prensa de los regidores e integrantes de la Comisión de Seguridad y Tránsito sobre el alcoholímetro, no fue convocado y manifestó no estar de acuerdo porque no existen las condiciones para aplicarlo.
Domínguez Galindo señaló que sí es necesario el programa preventivo, por las estadísticas de muertes y accidentes por conducir en estado de ebriedad, sin embargo, no se tomaron en cuenta al resto de los integrantes del cabildo para participar en mesas de trabajo.
Reconoció que tanto la regidora Gudelia Colín como Jorge Pallares, desconocen del tema, y promovieron el operativo del alcoholímetro sin contar con las condiciones de seguridad y respeto a los derechos humanos de los infraccionados.
Mencionó que si se aplica el operativo como lo anunciaron los regidores en semanas pasadas, lejos de ser de manera preventiva se convertirá en un abuso en contra de los ciudadanos, “se tiene que integrar a la sociedad civil y a todas las instancias necesarias”, expresó.

Al vapor
Algunos regidores aseguraron no fueron considerados para aprobar la propuesta, que fue anunciada hace unos días, y que al final tuvo que echarse para atrás por inconsistencias en su implementación.

5 mil 284 era la sanción que se aplicaría a los conductores ebrios durante el operativo

 

Por: CARLOS SOBERANES /  [email protected]