YAUTEPEC, MORELOS.- El origen del panteón ubicado en el poblado Rancho Nuevo de Yautepec es atribuido a los fundadores del lugar, los cuales depositaron ahí los restos de sus familiares finados; destaca porque en él yacen personajes que aún recuerdan los pobladores.
En la primera sección del camposanto puede ser vista una tumba de cantera blanca con un epitafio que dice “Su larga vida estuvo llena de virtudes, que nunca olvidaremos. Esta tumba guarda tu cuerpo, Dios tu alma y nosotros tu recuerdo: María Cerros R. Septiembre 25 de 1957”.
Con asombro, habitantes suelen ver la tumba de una mujer que, de acuerdo con la tradición oral, prestaba dinero a rédito entre las décadas 20 y 50 del siglo pasado.
María Cerros se hizo popular por supuestamente haberle vendido su alma al diablo, a cambio de riqueza.
De acuerdo con la leyenda urbana, el día de su velorio su cuerpo desapareció del féretro, en el cual sólo hallaron piedras.
En el cementerio, una de las tumbas más antiguas, dice que ahí descansan los restos de un personaje español; la gente rumora que el hombre fue parte de la realeza del Viejo Continente.
“José Negrete, natural de España, falleció el 26 de noviembre de 1882”, dice como recuerdo de su esposa.
Un aparente mausoleo dice “Diego de la Peña”, con fecha de muerte ocurrida en 1867; la encargada del panteón relató que el hombre fue de los primeros diputados por Yautepec, cuando apenas fue creada la legislación local, entre los años de 1869 y 1880.
Olvidada en una orilla del panteón, sobre un bordo de tierra, hay una cruz negra, con ya casi ilegibles letras blancas que dicen “Eleuterio Arteaga”, finado el 25 de diciembre de 1981.
Es recordado por haber donado el predio donde se edificaría la primera preparatoria en Yautepec; sólo una condición puso, que la escuela llevara el nombre de su esposa, Alberta Rojas Andrade.
Varias historias más acerca del panteón en Rancho Nuevo son recordadas, así como personajes ilustres y otros no tanto, pero que dieron anécdotas a la memoria del lugar.

Compras. Afuera del camposanto no pueden faltar los puestos con flores.

Por: GUILLERMO TAPIA
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...