compartir en:

Emiliano Zapato, Morelos.- Un policía del Mando Único de Xochitepec permanece en prisión preventiva por el delito de secuestro equiparado al amenazar a un comandante de dicho municipio, para que formara parte de la delincuencia organizada o de lo contrario le pasaría algo a su familia, mientras que otro elemento es investigado por homicidio en grado de tentativa en agravio de un ex funcionario municipal.
Así lo dio a conocer en conferencia de prensa, el comisionado estatal de Seguridad Pública, Jesús Alberto Capella Ibarra, al mencionar que se detectó recientemente la presunta relación de dos policías –Gerardo y Salvador- con integrantes de grupos delictivos, por lo que iniciaron las indagatorias correspondientes, logrando la aprehensión de estos dos elementos policiacos.
“El delito se denomina secuestro equiparado, es decir, no hay una privación ilegal de la libertad, lo que hay es una amenaza; lo que hay es una amenaza hacia un mando policiaco de causarle daño a su familia para que acceda a colaborar en un esquema delictivo”, explicó Adriana Pineda Fernández, fiscal especializada en combate al Secuestro y Extorsión.
Manifestó que la investigación contra estos policías inició por un tema de secuestro, en donde se percataron de estas irregularidades, logrando finalmente la detención de los hoy imputados, los cuales el lunes tendrán su audiencia de vinculación a proceso.
En tanto Capella Ibarra apuntó que hasta la fecha 144 elementos han tenido que ser separados del cargo y actualmente hay más de 500 policías que deberán de ser despedidos, unos por el tema de los exámenes de control y confianza y otros por problemas físicos, aunque, reconoció que es complicado puesto que no hay el recurso suficiente para la liquidación de los uniformados.

Depuración
Jesús Alberto Capella señaló que hay 500 policías que deberán de ser despedidos, unos por exámenes de control y otros por problemas físicos.

Rechazan
Descartaron que los elementos estén relacionados con el asesinato de Gisela Mota Ocampo. 

Cambios
En los últimos 10 meses los dos policías modificaron su conducta.

Por: Omar Romero
[email protected]