compartir en:

La Condusef aclara creencias que los menores de edad puedan tener con respecto a la obtención de las tarjetas de crédito y uso de los cajeros automáticos.
Mito1. Una tarjeta de crédito te la regalan. Las personas no pueden ir por la vida pidiendo tarjetas de crédito en cada banco que encuentran, para que el banco les dé una, deben comprobar que tienen un trabajo estable y que son capaces de pagar las deudas que adquieren con su tarjeta.
También debes saber que después de hacer compras con la tarjeta de crédito, cada mes sin falta, debes realizar el pago de los gastos, de lo contrario, el banco cobrará mucho más dinero del que te prestó, a esto le llamamos generar intereses.
Mito 2. Es una caja mágica de dinero. Un cajero automático es una máquina que sirve para disponer de efectivo y para hacer otros movimientos bancarios, pero debes saber que esta máquina no puede crear dinero infinitamente.
Para que alguien obtenga dinero de uno, es necesario que cuente con una cuenta bancaria, para que el dinero que salga del cajero se pueda ir descontando de la cuenta del usuario. En el momento que se termine el dinero de la cuenta, ya no saldrá más dinero, ni podrá aparecer por arte de magia.
Mito 3. Las tarjetas de crédito son dinero gratis. Debes tener claro que tus papás no tienen la capacidad de comprar todas las cosas del mundo, ni siquiera utilizando su tarjeta de crédito. En realidad una tarjeta de crédito es un préstamo que algunas Instituciones Financieras otorgan con el fin de que lo pagues en una fecha determinada, por lo que no se trata de dinero regalado, en realidad es prestado.
Mito 4. Los niños pueden tener una tarjeta de crédito. Estaría bien que a temprana edad pudieras comprar todo lo que quisieras con una tarjeta de crédito, pero desafortunadamente, para esto debes esperar a ser mayor de edad y conseguir un trabajo que te permita solicitarla. Si deseas tener una tarjeta de créditotienes que cumplir con requisitos.
Mito 5. El cajero se traga tu dinero y tu tarjeta. El cajero automático no es ningún monstruo que come dinero, en ocasiones la tarjeta se puede quedar atorada en el cajero debido a un error en el sistema, pero no debes preocuparte por este hecho, ya que la solución es contactar al banco por teléfono y reportar el problema. La institución se hará cargo de la reposición de la tarjeta o dependiendo del caso te indicará los pasos a seguir para resolverlo.

Por: Condusef recomienda  / [email protected]