El conductor del Ferrari tipo Spider de color rojo con placas de circulación PYU-57-55, a quien se le identificó como Iván Borbolla, declaró ante las autoridades estatales la mañana de este lunes, ya que es considerado como presunto responsable de homicidio culposo por la muerte de las colombianasTatiana Guzmán García, de 25 años, y Dayana Sánchez, de 22, quienes viajaban a bordo del vehículo.

La noche del martes 26 de febrero, las mujeres hoy occisas y el imputado tuvieron un accidente en la autopista del Sol, al chochar contra un muro de contención y provocar la volcadura del mismo, razón que detonó un incendio en donde las acompañantes resultaron con quemaduras en el 90 por ciento del cuerpo, provocándoles la muerte.

El conductor huyó del lugar gracias a la ayuda brindada por sujetos que viajaban a bordo de un automóvil Dodge Challenger, quienes se presume podrían ser escoltas de Borbolla, y que al percatarse del accidente se llevaron al conductor a un hospital, dejando a las mujeres dentro del vehículo incendiándose. Los cuerpos de las dos colombianas ya fueron entregados a sus familiares.

Iván Borbolla, a quien localizaron en un hospital privado de Cuernavaca, Morelos, fue citado a las 11 de la mañana de este lunes por la Fiscalía de Guerrero para rendir la declaración correspondiente y dar continuidad a las investigaciones que la dependencia ya lleva a cabo.

Javier Olea, fiscal del estado, también dijo que citaron a Alberto Sentíes, mejor conocido como “Lord Ferrari”, para deslindarlo de cualquier responsabilidad, pues él es el propietario del auto en cuestión, mismo que vendió a Borbolla.

“El día de hoy presumiblemente acude a las oficinas de Chilpancingo Lord Ferrari a rendir su declaración”, aseguró Olea.