Carlos Salomón Villuendas, conductor del vehículo BMW que se impactó a más de 180 km/h el viernes pasado sobre Paseo de la Reforma, tenía más de 24 horas ingiriendo bebidas alcohólicas; según información recién dada a conocer.

El hombre había salido de fiesta la noche anterior; por lo que el día de la tragedia que cobró la vida de cuatro personas estaba “desvelado, cansado y alcoholizado por lo que buscó seguir en ambiente”, detallan medios nacionales.

Por lo tanto, la madrugada del viernes, el cansancio lo alcanzó. Mientras manejaba el BMW, empezó a quedarse dormido. Pestañeó y no imaginó que su cansancio lo haría pisar el acelerador con mayor presión; esto, según la carpeta de investigación CI-FCH/CUH-5/UIC/D/689/03-2017 y la judicial 002/292/2017.

Un pestañeo fue suficiente para la tragedia. Este modelo de BMW alcanza la aceleración de cero a 100 km/h en poco más de 5.0 segundos y el cero a 209 km/h en 20.7 segundos, mientras que para frenarlo de 112 a 0 km/h son necesarios, al menos, 48.7 metros.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...