compartir en:

YAUTEPEC, MORELOS.- La señora Rosa Jiménez, de 90 años de edad, lleva más de cuatro meses sin poder trabajar vendiendo semillas en el centro de Yautepec; ella se encuentra al frente de su familia, integrada por su esposo el cual desde hace años esta imposibilitado para laborar debido a una operación que le practicaron y su hijo de 40 años que padece Síndrome de Down.
Debido a que ya no puede caminar, doña Rosa ya no asiste ya al Centro de Yautepec a vender sus semillas, motivo por el cual se encuentra muy triste y preocupada, ya que el poco recurso que obtenía era para el sustento de su hogar, y requiere apoyo.
“Desde hace ochos años vendía semillas, allá en la presidencia siempre acompañada de mi hijo, porque mi esposo después de que lo operaron ya no pudo trabajar haciendo tabique y teja”, expresó la señora.
Su hijo, Jesús, tiene 40 años de edad y padece Síndrome de Down, que le imposibilita valerse por sí mismo. Desde su nacimiento, sus padres se han hecho cargo de él, aunque no saben con exactitud que padece esta enfermedad.
“No se que cosa le pasó, cuando tenía un mes de nacido empezó con las convulsiones y lo tuve cuatro meses así, con trabajos y como Dios nos dio a entender se los calmé, pero no pudo caminar hasta los 7 años”, expresó doña Rosa.
La señora lamenta que su hijo no pueda hablar, ni hacer cosas por sí solo, por ello teme fallecer y dejar a su esposo  y a su hijo sin alguien que los pueda ayudar.
“Sólo le pido a Dios que me quite estos dolores de mi cuerpo y que me permita caminar para poder salir a vender, ahorita tenemos limones aquí en el árbol, quiero hacer unas bolsitas para venderlas”, clama doña Rosa Jiménez.
La casa donde viven fue levantada por su esposo, y ya se encuentra en malas condiciones. Es una construcción deteriorada con techo de láminas agrietadas y otras más rotas, por lo cual en tiempo de lluvia las goteras se hacen presentes.
Su cocina luce vacía, no cuentan con estufa o refrigerador, únicamente con un pequeño anafre que lo prenden utilizando trozos de madera u hojas secas, y cuando oscurece es tiempo de dormir, ya que no tienen luz eléctrica.

Yautepec. Doña Rosa, su esposo y su hijo, Jesús, viven a pie de carretera; ahora ninguno puede trabajar debido a enfermedad.

"Sólo le pido a Dios que me quite estos dolores de mi cuerpo y que me permita caminar para poder salir a vender. Ahorita tenemos limones aquí en el árbol y quiero hacer unas bolsitas para venderlas."  Rosa Jiménez

Vivienda. La familia no cuenta con el apoyo de nadie para mejorar sus condiciones. Su hogar está deteriorado.

Domicilio
La señora Rosa Jiménez y su familia viven en la carretera Yautepec-Tepoztlán, casi 500 metros adelante de la colonia Vicente Estrada Cajigal.

Entradas. La familia sobrevive con mil pesos cada dos meses, del programa 65 y Más, con lo que comen frijoles, arroz y sopa, evitando hacer más de dos comidas al día.

 

Por:  Guillermo Tapia  /  guillermo.tapia@diariodemorelos.com