compartir en:

Cuernavaca.- Gabaneras de Hueyapan, afectadas por el sismo de 7.1 grados de magnitud del pasado 19 de septiembre, invitaron a la población en general a adquirir sus productos para poder reactivar la economía local.

San Andrés Hueyapan fue una de las comunidades de Tetela del Volcán, más afectadas por el sismo que colapsó no sólo casas, sino los talleres donde las mujeres confeccionan de manera artesanal, rebozos, cobijas, gorros, monederos, morrales y otras prendas hechas a base de lana y teñidas con productos naturales como flores, cáscaras de frutas y grana cochinilla.

Tal es el caso de Araceli Soberanes Estrada a quien el temblor le derrumbó dos de los tres cuartos que conforman su casa.

“Lo que vivimos fue muy impresionante, si había temblado, pero no como esa ocasión; yo perdí mis dos cuartos, mis dos cuartos donde tenía mis cosas, donde comíamos. Uno de los cuartos era el taller donde yo trabajaba, hago estos rebozos de lana en telar de cintura”, contó mientras una brigada de voluntarios ayudaba a la reparación de su casa.

Araceli Soberanes Estrada es mamá de siete hijos y parte importante de la manutención la obtiene de la venta de sus productos, por ello invitó a la gente a comprar sus rebozos cobijas y gabanes.

“Necesitamos que nos lo compren para salir adelante”, expresó.

Reyna Mariaca Rivera también es artesana, ella junto a otras mujeres conforman el grupo Cozamalotl.

Hizo un llamado a los que han mandado ayuda al lugar para que también compren prendas.

“Hacemos muchas prendas para que la gente pueda venir a comprarnos ahora que estamos en crisis, tenemos desde lo que es una mañanita, hasta gorros”, señaló, al tiempo de agradecer la ayuda y el apoyo que ha llegado a su comunidad.

Las mujeres del grupo Cozamalotl, que significa arcoíris tienen una tienda en el Barrio de San Felipe en Hueyapan, mientras que Araceli tiene sus productos en su domicilio, en el mismo barrio.

Para mayor información sobre las prendas se puede contactar a Enrique Rodríguez Pérez, director de Exposiciones del Museo Morelense de Arte Popular (MMAPO).