compartir en:

El derrumbe y escombros de casas dañadas en Jojutla, Morelos, incrementó el reciclaje de chatarra metálica y, con ello, se triplicó su compra en los negocios de los alrededores.

Si bien la compra de fierro viejo era de media tonelada antes del pasado 19 de septiembre, cuando ocurrió el sismo de 7.1 grados, ésta aumentó entre tres y cuatro toneladas en días posteriores, sobre todo a partir de la demolición de viviendas, dijo Noemi Martínez González.

La empleada del establecimiento “La hormiga de Jojutla”, ubicado en la colonia Centro, expuso que la recolección y la venta de dichos materiales -varillas, ventanas, material de plomería y enseres domésticos- son una forma de apoyo para quienes perdieron su casa de manera total o parcial.

“Dicen diversos clientes que de lo mucho que perdieron, aunque sea un poco se puede rescatar para tener un poco de dinero”, argumentó la señora Maribel Maldonado, propietaria del negocio Desperdicios Industriales “Rufis”.

Sin importar la cantidad y el precio, indicó, los jojutlenses también juntan las cajas de cartón que antes fueron utilizadas para transportar las despensas a las diferentes localidades afectadas por el temblor. “Están trayendo todo lo que pueden rescatar”.

A este lugar llegó Moisés Ávila Sosa, de 19 años de edad, con varios fierros retorcidos y una alacena de metal que cargó sobre un triciclo paletero. “Son de la casa donde vivía porque se cayó por completo y los estoy sacando de ahí para vender”, mencionó.

Detalló que su vivienda estaba en la colonia Benito Juárez, una de las zonas más afectadas en este municipio, de donde sacó por lo menos 36 kilos de chatarra en un primer viaje y recibió 230 pesos.

El joven puntualizó que la cantidad de dinero es destinada para apoyar a su abuela, quien quedó sin patrimonio tras el sismo, y refirió que él y algunos familiares aún habitan ese predio por los robos suscitados en días pasados.

Los precios por kilo de fierro, cobre, bronce, aluminio, botellas de plástico y cartón oscilan entre 3.0, 88, 55, 15, 4.0 y 2.0 pesos, respectivamente, en ambos locales de la avenida Instituto Técnico Industrial y Comercial.

Maldonado refirió que el kilo de fierro disminuyó en días recientes, al pasar de 3.20 pesos a 2.50 pesos, porque “está llegando mucha varilla a México” para la reconstrucción de las casas y, por ende, las fabricas redujeron el precio.

Señaló que los jojutlenses ponen a la venta parte de las tuberías de cobre de sus hogares, pues este material limpio es pagado hasta en 90 pesos por kilo; de esta manera, los comerciantes de Jojutla reanudan sus actividades para recuperar la actividad económica lo antes posible.

Ambas locatarias coincidieron en que al comprar los materiales se ayudan “unos a otros”, y prevén que este negocio vaya en aumento porque todavía faltan muchas casas por demoler en este municipio morelense.