compartir en:

México.- La Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope) expresó su preocupación por la situación de 287 negocios de los alrededores de la Secretaría de Gobernación, pues algunos ya cerraron y otros están a punto de hacerlo por los plantones y cierre de calles.

El organismo, presidido por Ada Irma Cruz Davalillo, refirió que desde inicios de junio de este año, integrantes del Sindicato Mexicano de Electricistas instalaron un plantón en las inmediaciones de Bucareli, situación que se suma a los múltiples cierres de vialidades y bloqueos por parte de autoridades locales y federales para resguardar la dependencia.

Recordó que en diferentes momentos, negocios y comercios ubicados en esa vialidad y calles aledañas a la Secretaría de Gobernación, se han visto impedidas de ejercer su derecho al trabajo legal, han visto mermado su patrimonio y han dejado de generar empleos por la baja en su actividad mercantil atribuible a los bloqueos, cierres y plantones que se dan en la zona.

Refirió que en recorridos y consultas en la zona, la Canacope ha constatado que en avenida Bucareli, de la calle de Morelos a Ayuntamiento, los comercios que sobreviven tienen que soportar la presencia de manifestantes, quienes se apropian del paso en las banquetas y ocultan los negocios tras lazos, lonas y carpas, provocando desconfianza en los transeúntes.

Dijo que la zona se encuentra aislada para el transporte público, toda vez que por el plantón, el Metrobús Línea 4 ha cancelado las estaciones Vocacional 5 y Expo Reforma en ambos sentidos, así como Glorieta de Colón y Plaza de la República en su trayecto de San Lázaro a Buenavista.

Ello hace que los usuarios tengan que descender hasta Puente de Alvarado, en la estación Museo de San Carlos, muy lejos de Bucareli, agregó.

Cruz Davalillo comentó que las secretarías del Trabajo y Fomento al Empleo, y de Desarrollo Económico capitalinas, han implementado diversos programas de apoyos, principalmente para la protección de los empleados, como un intento de mitigar las afectaciones.

Sin embargo, tanto trabajadores como empresarios de Bucareli expresan que más allá de apoyos paliativos, requieren que se les permita trabajar para ellos mismos para revertir la situación de los negocios, concluyó.