Los productos médicos de calidad subestándar y falsificados son un riesgo para la salud de la población, advirtió el titular de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), Julio Sánchez y Tépoz.

Al participar en el panel "El papel crítico de la regulación en el combate a productos médicos de baja calidad y falsificados", en el marco de la 71 Asamblea Mundial de la Salud, en Ginebra, Suiza, dijo que corresponde a las autoridades regulatorias, evitar a toda costa que se comercialicen en los países.

“Las autoridades reguladoras nacionales de medicamentos requieren competencias normativas cada vez más diversas y complejas para cumplir con la seguridad y calidad de los productos médicos regulados y con ello prevenir la entrada al mercado de productos médicos falsificados y de baja calidad en el mercado”, indicó.

Ante autoridades de la Organización Mundial de la Salud (OMS), agregó que los fármacos y dispositivos de mala calidad podrían conducir a diversos riesgos económicos y de salud pública que impactarían negativamente en la mortalidad, morbilidad, calidad de vida, productividad de pacientes y consumidores.

La seguridad y calidad de los productos médicos y un mayor acceso a éstos, la transparencia y exactitud de la información en actos regulatorios, así como la adopción de metodologías oportunas basadas en evidencia para retirar productos sospechosos del mercado para prevenir daños y mitigar los riesgos para la salud pública, son fundamentales para regular eficientemente este sector.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...