En Tempe, Arizona, una mujer murió atropellada por un automóvil sin conductor, el cual era operado por la empresa Uber.

“El vehículo se dirigía hacia el norte cuando una mujer que caminaba fuera del paso de peatones cruzó la calzada de oeste a este cuando fue arrollada por el vehículo de Uber”, señaló la policía local en un comunicado.

 

Este sería el primer atropellamiento con consecuencias fatales de un vehículo autónomo.

La empresa Uber lamentó la muerte de la mujer por medio de su cuenta de Twitter, además de que suspendió las pruebas de vehículos autónomos en Tempe, Pittsburg, Toronto y San Francisco.