compartir en:

Cleveland.- Cavaliers de Cleveland se llevaron el juego seis de la final de la NBA 115-101 sobre Warriors Golden State y forzaron al séptimo y definitivo partido para definir al campeón.
Cleveland apeló a su buen estado anímico, y se encaminó a la victoria desde el primer periodo, al imponerse 31-11, una ventaja que no soltaría jamás.
Warriors, actuales campeones, remaron contra varios factores, pero se fueron al descanso con la desventaja de 59-43.
LeBron James tuvo un partido impresionante con 41 puntos, ocho rebotes y 11 asistencias; acompañado por Kyrie Irving que encestó 23 puntos.
La presión en los Warriors parece que está cobrando factura, ya que cometieron errores que en otros partidos no sucedían, como lanzamientos apresurados y pases incorrectos.
La estrella de Golden State, Stephen Curry, no tuvo un mal juego, anotó 30 puntos e intentó que su equipo regresara en el juego cuando estuvieron a siete unidades de empatar el marcador, pero salió expulsado en los últimos minutos del por acumular su sexta falta personal.
El séptimo juego de la final se realizará este domingo en casa de los Warriors, a las 18:00 horas.
Cleveland busca hacer historia y derrocar a Golden State, quien se consagró como el mejor equipo de la temporada. 

Por: DDM Redacción