compartir en:

¿Cuándo fue la última vez que se quitaste los zapatos y disfrutaste de esa sensación de caminar descalzo?

Seguramente lo has hecho al llegar a casa después de un día de trabajo, algo que sin duda hace que tus pies descansen; sin embargo, existen estudios que revelan los beneficios de hacer de esta práctica algo cotidiana.

Caminar descalzos es una práctica que se ha perdido. Ya que andar sobre cemento con la piel desnuda puede resultar un tanto incómodo; sin embargo, debes tener en cuenta que no nacimos con zapatos y que a final de cuentas todo se trata de adaptación. Ojo, no por ello te invitamos a irte al trabajo descalzo, sino a disfrutar más de las sensaciones que la planta de tus pies pueden darte al tener contacto con diversas superficies.

A esta actividad se le conoce como Earthing o Grounding. Según el Colegio Oficial de Podólogos del País Vasco, la mejor época para hacerlo es el invierno. Leire Unanue, vocal de este colegio, asegura que caminar descalzo cuando se llega a casa, especialmente en invierno permite al cuerpo relajarse y por lo tanto, disminuir los niveles de cortisona, la hormona del estrés.

Aquí una lista de beneficios que trae el caminar descalzo:

1. Permite corregir los desequilibrios en los movimientos y fortalece músculos y huesos de pies y tobillos.

2. Da fuerza en los músculos de las caderas y las piernas, mejorando el equilibrio y la forma de andar.

3. Te brinda mayor agilidad.

Hace que tengamos una pisada diferente, más amortiguada que cuando usamos calzado, por ende nos cansamos menos y evitamos sobrecargas en algunos músculos. El pie se apoya en el talón en lugar de en la punta de los dedos. El impacto del peso del cuerpo está más repartido y se evitan lesiones. Esto es muy bueno para las mujeres que usan tacones muy altos.

4. Es un ejercicio tonificante para el cuerpo.

5. Andar descalzo permite que la biomecánica del pie cambie y eso se traslade a todos los huesos, reorganizando las cargas y tensiones, aliviando la presión que caminar con zapatos nos produce.