compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- Para evitar más daños en la estructura, tanto de la capilla de la Virgen de la Candelaria como de la Parroquia del Divino Salvador, ubicadas en el poblado Ocotepec los vecinos se organizaron y desde el miércoles mantienen cerrados varios tramos de las calles Benito Juárez, Leandro Valle y Galeana.

El sismo de 7.1 grados suscitado la tarde del martes provocó que en la parroquia cayeran la cruz, bóveda de cañón, linterna y partes de la estructura del edificio, que data de hace 480 años.

Hay agrietamiento, por lo cual se tomó la decisión de acordonar la zona y desde la entrada del poblado restringir el acceso de vehículos pesados.

Salvador Rosas Paredes, segundo fiscal de la parroquia, insistió que el temblor provocó afectaciones considerables en las construcciones y para prevenir que la vibración de los camiones pesados ocasione futuras afectaciones, hay cortes en la circulación, además, la restauración no saben cuándo pueda ser terminada.

“Con las autoridades, con el ayudante y el comisariado del poblado tomamos la decisión de acordonar el área porque con la vibración lo que no se cayó puede caerse. 

“Ya llegaron expertos del INAH, quienes vieron que está muy dañada, es rescatable, pero tenemos que meterle mucha mano de obra.

“Se cerró nada más el cuadro principal que está alrededor de la parroquia para evitar vibraciones. Nos dijeron que evitáramos también cualquier cohete porque las vibraciones afectan mucho, hacen que las grietas se hagan más grandes”, finalizó.