Cuernavaca, Morelos.- Desde hace más de cien años, pobladores de Ocotepec realizan la representación de la Pasión de Cristo, y turistas locales, nacionales y extranjeros se dan cita en la parroquia del Divino Salvador, que se encuentra en el centro de la comunidad para acompañar el viacrucis.

Ocotepec, es uno de los pueblos tradicionales de Morelos y, en estas fechas se caracterizan más de 60 habitantes, niñas, niños, madres, padres y personas de la tercera edad, quienes previo a la Semana Mayor reciben sus diálogos y ensayan bajo la dirección de Luciano Tapia, director de la obra desde hace más de 30 años.

La finalidad de mostrar a todo el mundo la representación de Cristo en Ocotepec, es por la tradición y para que las nuevas generaciones la continúen.

Las calle Aldama, que se ubica frente a la parroquia del Divino Salvador, se llena de gente de todas las edades, presencian los diálogos y mensajes de la representación de cada uno de los actores que participan en la Pasión de Cristo.

Ríos de gente se forman en los alrededores de los dos escenarios, en donde se representa la conciliación, la detención y declaración de la culpabilidad de Jesucristo.

Los pasajes bíblicos más representativos y que más emocionan a los asistentes son las tres caídas y el mensaje de María a su hijo Jesús, antes de llegar al cerro del Calvario donde los crucifican.

El paso de los soldados, por las calles de Ocotepec, azotando al Mesías, provoca varios sentimientos, la gente del poblado sale de sus casas, se asoman por sus ventanas, suben a las azoteas para observar el acto previo a la crucifixión.

Javier Millán, quien caracteriza a Jesucristo, tuvo que caminar más de un kilómetro y medio y cargar la cruz de más de 60 kilogramos hasta llegar a la escena final del Viacrucis, la crucifixión en El Calvario.

Por: Carlos Soberanes
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...