compartir en:

Seis variedades de semillas mejoradas, fueron desarrolladas por investigadores del Centro de Investigaciones Científicas de Yucatán y que ya forman parte del Catálogo Nacional de Variedades Vegetales del país.

Un logro en la innovación tecnológica de México ya que, a través de la huella genética del chile habanero, recibe la protección nacional con la denominación de origen para evitar que sea copiada en otras regiones del mundo.

“Una calidad de germinación mucho más alta de la semilla que está en el mercado, va libre de impurezas. Podemos decir que va a tener hasta el 99 por ciento de calidad genética”, explicó Guillermo Cetina, representante de Certificación de Calidad de Semillas del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY).

La mejorara genética de la semilla del chile habanero se distingue por darle un aroma, sabor y mayor alto grado de picor.

Solo las semillas que cubren los requisitos de alta calidad genética, fisiológica y fitosanitaria son certificadas por el Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas para proteger el material genético desarrollado.

“Es un requisito que se exige para garantizar que realmente la variedad cumpla con los requisitos de distinción, homogeneidad y estabilidad y estas plantas lo han cubierto perfectamente bien”, señaló Eduardo Balam, representante de la Unidad Productora de Semillas del CICY.

Los productores yucatecos señalan que la semilla mejorada produce más chile habanero y de alta calidad.

“Lo que compramos en la agropecuaria falla mucho, no sale tupido, parejo, lo que se mejoran si está saliendo parejo”, aseguró Rubén Moo, productor de chile.

El chile habanero se siembra y cosecha en 63 municipios de Yucatán y por su calidad, en 2013 y 2015, fue considerado el más picante del mundo, debido a la calidad de su capsaicina, que es lo que le da el grado de picor.