Guadalajara.- Con un penal en contra que no se marcó en los últimos minutos, Chivas terminó con una sequía de 11 años y volvió a lograr un título en el futbol mexicano, al vencer 2-1 (4-3 global) a Tigres, en partido de vuelta de la final del Clausura 2017.

Hasta los primeros 15 minutos de la contienda los “felinos” habían sido ligeramente mejores, sin embargo, un balón muy largo al sector derecho del área, donde Alan Pulido, con toda la ventaja sobre “Juninho”, conectó con la parte interna para cruzar su remate y ponerla en el fondo de las redes, al minuto 16.

El cuadro que dirige Ricardo Ferretti sufrió lo mismo que en la ida, poca reacción ante un equipo que le cerró los espacios.

El guardameta local pecó de exceso de confianza en un balón que le retrasaron y que el francés André-Pierre Gignac estuvo cerca de robarle de los pies, algo que no pasó de un gran susto.

En el inicio del complemento, el guardameta del cuadro local se convirtió en factor al achicar de manera perfecta un mano a mano con Ismael Sosa.

Después, Carlos Fierro peleó un balón hasta el último momento, en algo que parecía falta, para mandar un centro que la zaga rechazó a la ubicación del “Gallito” Vázquez y este prendió un disparo que alcanzó a rozar en Francisco Meza, para pegar en el poste y superar la línea de gol.

Tigres se fue al ataque y acortó distancias con un disparo de Ismael Sosa. De hecho, ya sobre el tiempo, el silbante no se atrevió a señalar una patada dentro del área sobre Sosa, lo que era un claro penal, para permitir que, así, Chivas alzara  su título 12.

 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...