compartir en:

México.- El delantero argentino del América, Silvio Romero, aceptó que se equivocó por la manera en que ejecutó el penal que le detuvo el portero de Pumas, Alfredo Saldívar, y que confía en ganarse nuevamente el aplauso de la gente.

“Es claro que lo fallé, le pedí disculpas a mis compañeros y al técnico”, dijo.

Comentó que sintió la solidaridad de sus compañeros, lo que demuestra la unión que existe en este conjunto.

“Somos un gran grupo, un gran equipo. Hay que tratar de cambiar los abucheos por aplausos”, apuntó Romero.

Así mismo, el ex jugador de Jaguares de Chiapas descartó que le haya molestado el haber abandonado la cancha, ya que él siempre está dispuesto a mostrar su respaldo desde el lugar donde esté en el campo.