compartir en:

Nueva York.- Argentina perdió la final de la Copa América Centenario 4-2 en penales, tras empatar sin goles en el tiempo normal ante Chile, que se consagró bicampeón.
Claudio Bravo recibió el Guante de Oro, tras convertirse en la figura al atajar al menos dos claras de gol y un penal en la serie. La primera en un mano a mano con Higuaín que todos cantaban como gol.
La segunda acción fue en la recta final de los tiempos extra, cuando es estiró y desvió por encima del arco un cabezazo de “Kun” Agüero.
El trabajo arbitral de Heber Lopes fue un desastre en el primer tiempo. Echó a Marcelo Díaz, por los chilenos, y compensó al mostrar tarjeta roja a Marcos Rojo.
El segundo tiempo fue de trámite, con dos escuadras abiertas en medio campo, pero bien plantadas en línea defensiva.
Llegaron los tiempos extra, y Chile terminó encerrado en su área esperando la definición en los penales.
En los tiros desde el manchón, Arturo Vidal falló, y parecía que Argentina tenía la mesa puesta para enfilarse al título, pero Lionel Messi voló su disparo.
Acertaron Castillo y Aranguiz, por Chile; en tanto que Mascherano y Agüero, por los albicelestes, en la segunda y tercera ronda.
El cuarto disparo lo concretó Beausejour, pero Lucas Biglia erró y Silva sepultó a los argentinos con el quinto disparo; ya no hubo necesidad de que Argentina ejecutara el último penal.
Argentinos pierden nuevamente en penales la Copa América; en 2015 perdieron 4-1 y ahora es 4-2.
En dos años, Messi ha perdido tres finales importantes; la primera en el Mundial de Brasil 2014 ante Alemania.
Por: DDM Redacción