compartir en:

En una decisión que seguramente será aplaudida por los profesionales de la salud de todo el mundo, la ciudad de Chicago elevó la edad mínima para adquirir productos de tabaco a los 21 años. La medida surtirá efecto esta semana y traerá consigo un incremento en el precio de los cigarrillos.

Chicago se une a 170 jurisdicciones más en Estados Unidos, incluyendo Nueva York y Boston. El estado de Illinois, donde se encuentra Chicago, analiza replicar la medida en el resto de su territorio, como han hecho los estados de California y Hawái.

"El número de fumadores jóvenes se ha reducido a niveles récord en Chicago gracias a un esfuerzo y una serie de medidas para proteger a los niños de los efectos dañinos que generan los productos de tabaco. Con estas últimas reformas y la edad requerida de 21 años, desincentivaremos el uso de tabaco en la juventud, y reduciremos la actividad del mercado negro para que nuestra juventud pueda crecer de forma saludable", dijo el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel.

Por lo menos un estudio muestra los claros beneficios de elevar la edad a los 21 años. El Institute of Medicine of the National Academies dice que la edad mínima legal (EML) de 21 años llevaría a una reducción de "aproximadamente 223 mil muertes prematuras, 50 mil muertes por cáncer de pulmón y 4.2 millones de muertes para aquellos nacidos entre 2000 y 2019".

El mismo estudio predice una reducción significativa en el número de futuros fumadores de edad adulta. Estiman que elevar la edad a 19 resultaría en una reducción de 3%, mientras que elevarla a 21 llevaría la reducción al 12%. Elevar la EML a los 25 años produciría una reducción de 16% en el número de fumadores.

Pero el problema principal continúa siendo la presión social: la mayoría de los chicos comienzan a fumar entre los 15 y los 17 años, y obtienen su primer cigarrillo de sus compañeros de la misma edad. Si el acceso a los productos de tabaco se reduce significativamente para ese grupo, los efectos positivos pueden ser enormes. Dado que la diferencia de edad entre los adolescentes y los jóvenes de 25 años es tan grande, elevar la EML hasta esa edad tendría un efecto más reducido, sin embargo quizá valga la pena contemplarlo.