compartir en:

Oriundo de San Juan de las Abadesas, pueblo de la provincia de Gerona, en Cataluña, España, el músico, compositor y director de orquesta Jaime Nunó Roca, nació el 8 de septiembre de 1824.

Motivado por uno de sus hermanos, Jaime Nunó a temprana edad inició sus andanzas por el mundo de la música, posteriormente, se integró al coro de la catedral de Barcelona, del que pronto se convirtió en un virtuoso solista; tiempo después recibió una beca para estudiar con el maestro Saverio Mercadante en Italia.

Luego de terminar su formación, Jaime Nunó regresó a Barcelona, España, con un gran número de piezas de baile que había compuesto, entre valses, arias y misas.

En 1851, fue nombrado director de la Banda del Regimiento de la Reina, en Madrid, España, y también organizó las bandas militares regionales de Cuba.

En 1853, el gobierno de Santa Anna hizo un llamado a los poetas y compositores del país, con el propósito de escoger e instituir el Himno Nacional Mexicano, por ello el oficial Miguel Lerdo de Tejada, convocó un concurso para componer la música del himno.

La principal normativa que debía cumplir para acceder al concurso era que las partituras tenían que ejecutarse siguiendo unas determinadas normas musicales y en un plazo máximo de 60 días.

Fue entonces cuando Jaime Nunó escribió un himno vibrante, emotivo y triunfante que convenció definitivamente al jurado; y fue el 12 de agosto de 1854, cuando se dio a conocer de manera oficial al ganador, convirtiéndose en la primera partitura que el autor firmó con sus iniciales.

El 15 de septiembre de 1854, se interpretó por primera vez la partitura, en una función especial organizada para conmemorar el aniversario de la Independencia, el acto tuvo lugar en el Teatro Santa Anna.

Ese mismo año, fue nombrado director del Conservatorio Nacional de Música, y en 1862, contratado por una importante compañía de Ópera Italiana con la que realizó una larga gira por Estados Unidos, Cuba y México.

Jaime Nunó residió en Estados Unidos, donde fundó una escuela de música en Buffalo, Nueva York; durante varios años se dedicó a la docencia musical.

El reconocido compositor murió el 18 de julio de 1908, en Bay Side, Estados Unidos; pero sus restos permanecen en la Rotonda de los Hombres Ilustres, en el Panteón Nacional Dolores de la Ciudad de México.

Por: Ddm Redacción
[email protected]