compartir en:

México.- La sinaloense María del Rosario Espinoza buscará en los Juegos Olímpicos de Río 2016 convertirse en la máxima medallista que ha tenido el taekwondo, tras el oro en Beijing 2008 y bronce en Londres 2012.
En la división de más de 67 kilos, la sinaloense tuvo que pelear su lugar ante su coterránea Briseida Acosta, quien no pudo y cayó 3-6.
Esa fue la segunda vez que María dejó fuera a Acosta, ya que en el selectivo a Toronto 2015 también la originaria de La Brecha salió victoriosa.
Luego de la medalla aurea en Beijing 2008, María busca seguir con su historia, y no ha cesado en ser una de las referentes del taekwondo en la esfera mundial, y con su ánimo pausado y alejada de los distractores, trabaja a toda marcha en cada entrenamiento.
A sus 28 años de edad, la competidora ha evolucionado a la par de su deporte. Los petos electrónicos ya son prioridad en los combates que cada vez son calificados con más precisión.
Es la número uno en el ránking de su categoría y eso le da prioridad en la llave de la justa olímpica.