Cuernavaca, MORELOS.- Ubicada al norte de la capital del estado y perteneciente al poblado de Santa María Ahuacatitlán se encuentra una de las barrancas más bonitas y limpias, la de  Chalchihuapan, enclavada en medio del bosque por donde cruza un río de agua cristalina y fresca.
      En su ribera crecen plantas silvestres de floridos colores y su clima es muy fresco en el día y gélido por las noches; en cuanto a su fauna, ésta se encuentra aún libre, como lo es el águila, asimismo, se presume que aún habita el zorro, acompañado por muchas ardillas y aves de vistosos colores; además, es un lugar ideal para el ganado, el cual se le puede ver con frecuencia
En un recorrido por la zona boscosa y semi-virgen, donde rara vez se puede tener contacto con gente alguna, Diario de Morelos se internó en el lugar espeso de hierba y árboles que van desde los pinos, cazahuates, colorín, amate y un sinfín de fauna.
Al principio del camino se tiene que bajar por una carretera rural donde por ambos lados está el precipicio, por lo que hay que caminar con mucho cuidado, pues un paso en falso y sería catastrófico al final del trayecto nos encontramos con una enorme roca y una cabaña que delimita  el área habitada por el humano y el principio de la zona boscosa. Allí empieza la aventura...
Una vez en el interior del bosque se puede oír el crujir de los árboles, movidos por el aire, pequeños ruidos de hojas en el piso causados por la vida en el subsuelo de pequeñas lagartijas e insectos.
Después de una hora de camino  oímos a lo lejos un ruido conocido, es el sonido de la corriente de agua en medio del bosque y la emoción se agiganta a cada paso que damos, pues nuestras reservas son escasas y la sed hace presa de nosotros.
Al final estamos frente a frente a ese río lleno de agua cristalina y fresca, donde tomamos unos minutos para beber y descansar de la ardua  travesía.
El paisaje es único y vemos con cierto asombro que ese río da vida a la gente, pues hay cientos de ductos que captan el líquido y lo llevan kilómetros abajo para dar agua limpia a los hogares en los poblados de Cuernavaca
Al término del recorrido y de regreso a zona poblada encontramos una vecina que nos cuenta que “esta barranca es un pulmón de la capital  y nosotros siempre estamos atentos, cuidándola que no sea talada o que saquen sus riquezas naturales como es la conocida tierra de monte”.
Algunos habitantes del allí explotan esa bella zona y explican que para ello trasformaron sus hogares en dos formas, “una de ellas es brindarles comida a los visitantes, donde pusimos restaurantes donde el platillo principal es la carpa y la segunda es que es en nuestro propio hogar donde desarrollamos esta forma de vida, vivimos del turismo, principalmente nacional, por ello invitamos a que nos visiten y conozcan este hermoso lugar, que es la barranca de Chalchihuapan”, dijeron.

Afluente. La barranca nutre a los poblados de la capital con agua pura y cristalina, en un entorno aún virgen y casi aislado de la mano del hombre.

Opción verde
El senderismo es una práctica recomendada, pues el entorno es inmejorable.

Prestaciones
Algunos habitantes han habilitado sus casas para birndar servicios a los visitantes.

1 hora de camino lleva llegar a la barranca

 

Por: Luis Flores Escobedo / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...