Hermosillo.- El Centro Ecológico de Sonora (CES) es más que un zoológico, pues en unas 180 hectáreas se cuenta con mil 100 organismos animales de 147 especies y 150 especies de plantas nativas del desierto, además de desarrollar actividades de investigación.

Creado por el gobierno del estado de Sonora hace 32 años, CES mantiene abiertas sus puertas para recibir a personas de todas las edades para que conozcan las especies de flora y fauna nativas de la entidad, así como otras exóticas que no forman parte de los ecosistemas de la región.

El objetivo para el cual fue creado el Centro Ecológico de Sonora, ubicado al sur de esta ciudad, es promover y difundir la cultura y valores para la protección y conservación de especies silvestres, a través de un parque de exhibiciones de flora y fauna nativas y exóticas.

A través de programas de educación ecológica, el resguardo de especies de flora y fauna con fines de conservación y educación -en especial aquellas se encuentran en alguna categoría de peligro-, así como de la reproducción de especies en coordinación con otros organismos, el CES desarrolla sus actividades.

El director general del Centro Ecológico de Sonora, Luis Francisco Molina Ruibal, expuso en entrevista para Notimex que el CES es un lugar en el que se busca darles bienestar a los animales, espacios mayores en los que pueden reproducirse, hacer ejercicio y caminar.

Un zoológico, que generalmente se encuentra dentro de las ciudades, es un lugar en el que los animales se exhiben en espacios y áreas muy delimitadas, anotó.

Dijo que el Centro Ecológico de Sonora, cuya extensión abarca casi 180 hectáreas al sur de Hermosillo, es un lugar en el que también se realiza investigación a través de convenios con universidades y diversas instituciones.

Ejemplificó que con la Universidad Autónoma del Estado de México se realiza una investigación en torno a la víbora de cascabel y con la Universidad de Sonora (Unison), se desarrollará un proyecto para estudiar el veneno, pues ya se logró la extracción del mismo para producir antígeno contra las picaduras de este animal.

Asimismo, abundó, el monstruo de gila es otra especie animal emblemática del desierto, cuya reproducción es muy difícil y se están desarrollando estudios e intentos para ello.

Además, el CES cuenta con el Museo de Vida Silvestre en el que se exhiben diversas plantas y animales características de la región, comentó.

Molina Ruibal mencionó que en 2015 en el CES se recibieron 90 mil visitantes, en 2016 acudieron 138 mil y al cierre del presente año se estima la concurrencia de 150 mil personas, en tanto que en dos años más se busca lograr el registro de 250 mil visitas.

Dijo que el recorrido en el Centro Ecológico de Sonora consta de 2.4 kilómetros para observar las diversas áreas y se realiza en un promedio de dos horas y los visitantes cuentan con un seguro contra accidentes para cubrir cualquier percance que se presente dentro de las instalaciones.

El costo de la entrada al CES, que opera de martes a domingo, es de 60 pesos por adulto y 20 pesos por menor, pero si las personas también visitan la atracción llamada "Ecosafari" en el interior del centro, la admisión aumenta a 80 y 50 pesos, respectivamente, abundó.

El "Ecosafari" es una atracción adicional que se ofrece dentro del Centro Ecológico, en el que se realiza un recorrido y contacto directo con animales como jirafas, cebras, llamas y avestruces, entre otros.

Asimismo, se cuenta con un Observatorio Astronómico que funciona para observación de las estrellas de las 19:30 a las 22:30 horas de martes a viernes, cuya admisión es de 30 pesos por persona.

Mencionó que el Centro Ecológico, cuya operación anual tiene un costo superior a los 40 millones de pesos, no es autofinanciable y recibe el apoyo del gobierno estatal.

Anunció que próximamente -no especificó fechas- se abrirán nuevas áreas dentro del CES como son un invernadero, un mariposario y un acuario que contará con lobos marinos, entre otros atractivos.

Además, enfatizó, una vez que el calor disminuya y el clima lo permita, se pretende iniciar recorridos nocturnos grupales una vez a la semana, que contemplará viaje en safari para observar animales nocturnos, Museo de Vida Silvestre y concluir en el Observatorio Astronómico.

El 14 de septiembre, anunció, en el aviario del centro se iniciará la exhibición de codornices, y para esa área se tiene el plan de en un periodo de dos años contar con las 14 especies de codornices que existen en México, lo que convertirá al CES en el único lugar en el país en contar con ello.

Detalló que se encuentra en proceso de conformación un patronato del Centro Ecológico de Sonora integrado por investigadores y empresarios.

Se pretende dar transparencia a la operación del mismo y continuidad a los programas y actividades que se desarrollan, para que los proyectos no se detengan al finalizar cada administración de gobierno.