compartir en:

Un servicio de asistencia telefónica gratuito operado aquí por el Gobierno de México para brindar orientación a miles de inmigrantes connacionales en todo Estados Unidos, se ha convertido ahora mas que nunca, en un recurso vital para quienes se sienten acosados por las políticas migratorias del presidente Donald Trump.

A lo largo de las ultimas semanas, cientos de inmigrantes están llamando diariamente al Centro de Información y Asistencia a Mexicanos (CIAM), para conocer sus derechos y enterarse de lo que esta sucediendo con las órdenes ejecutivas de la administración Trump que tienen impacto en asuntos migratorios.

El CIAM ocupa todo el tercer piso del moderno edificio del Consulado de México en Tucson. Desde este lugar, sentados en cubículos individuales, equipados con audífonos y micrófonos, frente a una terminal de computadora, 42 jóvenes responden entre mil 300 y mil 500 llamadas cada día, provenientes de cualquier parte de Estados Unidos, México y Centroamérica.

Los jóvenes, todos ellos mexicanos con educación universitaria, trabajan en tres turnos las 24 horas del día y son entrenados de manera constante para atender las diversas situaciones que podrían ser planteadas por la persona que llama, incluyendo los cambiantes leyes y directrices migratorias de este país.

Los operadores del CIAM responden desde simples preguntas sobre requisitos para tramites consulares como la obtención de pasaporte, hasta cuestiones de violencia domestica, búsqueda de personas, y como proceder ante la detención de policías o agentes migratorios.

Los jóvenes están capacitados incluso para recibir llamadas de migrantes extraviados en el desierto y en más de una docena de ocasiones han sido el punto de contacto para lograr su rescate y salvar sus vidas en coordinación con las autoridades estadunidenses.

“Este es un centro de respuesta inmediata, humana, oportuna y profesional”, explicó el Cónsul de México en Tucson, Ricardo Pineda Albarrán. “Las personas pueden llamar, hacer cualquier pregunta y si tenemos la respuesta la vamos a responder ahí mismo”, indicó.

“Pero si no tenemos esta respuesta, lo vamos a referir al consulado con datos, con cita, con un numero de teléfono, a fin de asegurarnos de que tenga consejo legal inmediato brindado por un profesional ”, explicó.

El cónsul dijo que el CIAM busca ser así el primer punto de contacto entre el inmigrante mexicano y el consulado que le corresponde, donde se le puede continuar y profundizar la ayuda que necesite.

Pineda Albarrán destacó la importancia que en estos momentos tiene el que los inmigrantes mexicanos se acerquen a los consulados para recibir orientación legal.

“Cualquiera de las circunstancias que se puedan presentar en una situación migratoria, y se necesite de consejo legal, en el consulado lo vamos a referir a abogados que han trabajado con el consulado y que de manera probada son personas profesionales que están autorizadas para darle ese consejo”.

También, los operadores del CIAM tienen acceso a través de sus computadoras a unas 15 bases de datos en Estados Unidos, lo que permite en muchas ocasiones dar una respuesta inmediata en los casos de localización de personas y de otras necesidades.

El cónsul dijo que el trato humano y personalizado diferencia al CIAM, de los tradicionales centro de llamadas o “Call Center”. El operador se dedica a atender las necesidades de la persona que llama y puede dedicarle el tiempo necesario dependiendo del caso especifico, indicó.

El origen del CIAM se remonta a 2008, cuando la Secretaria de Relaciones Exteriores (SRE) decidió abrir un centro de atención telefónica en Arizona para dar información a los connacionales en respuesta a las actitudes antiinmigrantes que se promovían en esta entidad.

El centro operó originalmente con cuatro o cinco personas y atendió las necesidades específicas de información de la comunidad migrante de Arizona sobre las amenazas de la ley SB 1070, además de la información general sobre trámites consulares.

El centro probó su utilidad para asistir a los connacionales y comenzó entonces a desarrollarse en un centro de información nodal sobre la actualidad migratoria.

En el 2012, ante el lanzamiento por parte de la administración del presidente Barack Obama del Programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA), el centro mostró de nuevo su utilidad para brindar orientación a miles de jóvenes interesados en obtener ese beneficio.

Un año después, en el 2013, ante el aumento de la demanda por el crecimiento de la difusión de sus servicios, el centro recibe su primera gran extensión, con inversión en infraestructura y con la contratación de hasta 20 personas.

En noviembre de 2014, el CIAM volvió a evolucionar para extenderse aún más y conformar un ente nacional de información y asistencia a la comunidad migrante en Estados Unidos y a sus familiares en México.

Pineda Albarrán, dijo que ante la actual circunstancia que se vive en Estados Unidos, el CIAM cuenta con la infraestructura y personal capacitado para atender las necesidades de los connacionales con canales “muy afinados” de información.

Desde días antes de la toma de posesión del presidente Trump, el pasado 20 de enero, el número de llamadas al CIAM casi se ha triplicado, al pasar de 600 a 700 por día a unas 1500 diariamente.

Poco más del 70 por ciento de las llamadas proviene de inmigrantes mexicanos en Estados Unidos que marcan el numero 1-855-463-6395 y alrededor de un 27 por ciento, se originan en México, desde donde pueden acceder marcando el numero 001-520-623-7874.

Entre un 50 y 60 por ciento de las llamadas son para pedir información sobre tramites consulares, pero cada vez más los migrantes están recurriendo al CIAM para solicitar orientación sobre alguna preocupación especifica en casos o cuestiones de protección consular.