Para darle gracias a Dios y a la vida por permitirle celebrar un año más, Maricarmen Álvarez organizó una amena reunión familiar contando con la asistencia y visita de sus hijas, nietos, yernos, hermanos, tías y mejores amigas.
Combinando un lindo vestido de flores con joyería en tono naranja y luciendo siempre una sonrisa, su característica primordial, Maricarmen fue consentida por sus seres queridos, quienes le obsequiaron  emotivas cartas con palabras de cariño, lindos regalos y miles de abrazos y besos.
Los presentes brindaron con vino y cocteles por la festejada, quien agradeció a cada uno de sus invitados porque en todo momento han estado con ella, demostrándole amistad y amor verdadero.

Por: Mariana García
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...