compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- Kelly Depaula y Juan Carlos Guillén ofrecieron una gran fiesta para celebrar el bautizo de su hijo Thiago, quien a la edad de un año seis meses recibió el agua bendita, en una ceremonia religiosa al aire libre realizada en un hotel de la ciudad. 
Acompañado por sus ahora padrinos, Carolina Zárate y Fernando Pereiro, el festejado lució muy contento de formar parte de la comunidad católica. 
El padre Rubén Lozada ofició la misa, recordándoles a todos este importante sacramento para el niño y la misión que tienen sus padres y sus padrinos para guiar al pequeño por un camino espiritual lleno de fe y amor.  Al finalizar, cada invitado pidió un deseo para Thiago a una mariposa y la liberó para hacerlo realidad, volviéndolo un momento memorable.
La familia disfrutó de una gran fiesta, en la que se instaló una mesa de dulces en tonos pastel con letras del bautizado en madera; se ofreció crema de alcachofa con jamón serrano, medallones de queso y espinaca en salsa poblana y pastel ópera, como postre; también hubo música y baile por parte de un DJ para diversión de todos los asistentes.

Por: Alfredo Valdez
[email protected]