De la mano de sus padres, Adriana Salazar y  Rafael Rueda, así como de sus padrinos, María Luisa Boido, David Páez y Mariana Moguel, el pequeño Liam Rafael fue presentado como nuevo hijo de Dios, mediante el sacramento del bautizo y la caída de agua bendita por su cabeza, para iniciar su vida cristiana.
Vistiendo con ropa blanca, como símbolo de pureza  y amor, Liam, en compañía de sus seres queridos, celebró su nuevo camino,  en el que será guiado por sus padres y padrinos, quienes trabajarán en conjunto por la educación y formación católica del pequeño para seguir por el camino del bien, sea un hombre responsable y justo y, sobre todo, comparta amistad y amor al prójimo, como es querido por los suyos.
Luego de la celebración religiosa, el festejo continuó desde la salida de la iglesia al escuchar las notas musicales del mariachi; enseguida, todos caminaron  hacia el jardín del restaurante Las Mañanitas, para disfrutar de una tarde de fiesta. i

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...