Familias morelenses y visitantes a la capital se reunieron durante la noche del 31 de diciembre en Kookaburra para celebrar la llegada del 2018.
Desde las 8 de la noche los presentes hicieron su arribo para disfrutar de la exquisita sazón que ofrece el lugar, deleitando su paladar con la gran variedad de platillos y bebidas preparadas, sin olvidar el champagne y el vino tinto y blanco, con los que los asistentes realizaron un brindis, agradeciendo todo lo que el 2017 les dejó.
Al dar las 12 de la noche y de forma sorpresiva, dio inicio un espectáculo de juegos pirotécnicos, cerrando el gran festejo de Año Nuevo con abrazos entre familiares, amigos y parejas, quienes recibieron al 2018 desde la increíble terraza más visitada en la Ciudad de la Eterna Primavera.
Para esta celebración se regalaron gorros y antifaces, que fueron portados por los asistentes, quienes se divirtieron al máximo entre familia tras la llegada del 2018. Los caramelos y las botanas no pudieron faltar y para esta ocasión se instaló una colorida mesa de dulces con un significativo número 2018, el año que ha comenzado.
Por: Daniel Solano