compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- La historia de don Salomón García Contreras es una de personas que se ganan la vida pidiendo limosna o de las propinas que la gente les da al circular en la calle Guerrero del Centro Histórico de Cuernavaca.

Sin embargo, Salomón García lo hace demostrando su talento musical, al interpretar diversas melodías con una armónica y pistas musicales que pone en una pequeña bocina y dos pilas que carga con él.

Las personas que caminan en la calle Guerrero quedan cautivadas debido al talento y esfuerzo que don Salomón muestra al interpretar las conocidas melodías.

En entrevista, comentó que lleva dos años tocando en la calle Guerrero de 10:00 a 16:00 horas.

Al principio, las autoridades y comerciantes intentaron retirarlo del lugar, pero gracias a la ayuda de un amigo logró hacer de un pedacito de la vía pública para mantenerse.

Aparte de tocar la armónica, tiene talento para escribir epigramas, los cuales durante alguna época fueron publicados en diversos periódicos virtuales, además de que escribió un libro con 250 epigramas, aproximadamente.

Desafortunadamente, Salomón no tuvo los recursos para editar su libro, aunado a que poco a poco dejó de ser contratado debido a su edad.

Comentóa que es licenciado en Administración de Empresas y trabajó en varios lugares de la Iniciativa Privada, como bancos, e instituciones de Gobierno, como la Secretaría de la Reforma Agraria y la de Recursos Hidráulicos, entre otras.

Pese a ello, Salomón no logró jubilarse ni generar antigüedad debido a que la mayoría de su vida trabajó por su cuenta y teniendo negocios, que con el tiempo fueron quebrando, uno de ellos, un estudio fotográfico.

De toda esta trayectoria sólo logró quedarse con una pensión de la Sedesol, de apenas mil 500 pesos al bimestre, por lo tanto, la fuente mayor de ingresos de Salomón son las propinas que le dan en la calle.

Vive en la colonia Civac, en Jiutepec, donde renta y tiene una pequeña perrita, a la cual le debe seguir luchando y trabajar

Don Salomón comentó que tiene dos hijos, pero viven en México y no le ayudan; sólo tiene IMSS por parte de uno de ellos.

Por esta razón Salomón pide ayuda a la ciudadanía con lo que puedan brindarle, además de que le gustaría que su libro de epigramas fuera editado o ser contratado para realizarlos.

Por último, Salomón resaltó que le han ofrecido tocar en eventos sociales, pero debido a que toca en la calle quieren pagarle muy poco.

No cuenta con tarjeta de presentación y le gustaría tenerla para poder dar una mejor imagen de su persona y tener más empleo.

Por: MAYA OCAMPO
[email protected]