El próximo Super Bowl, que se realizará en Tampa Bay, contará en sus gradas con algunos trabajadores de la salud y es que Roger Goodell, comisionado de la NFL, decidió invitarlos por el gran servicio que han brindado desde que la pandemia por covid-19 inició en Estados Unidos.

Como recompensa de su gran labor desde el pasado mes de enero, cuando el primer infectado por coronavirus fue detectado en EU, el dirigente decidió dar 7 mil 500 entradas a los miembros de la salud ya vacunados por el coronavirus.

"La NFL está invitando a 7 mil 500 trabajadores de la salud vacunados a asistir al Super Bowl LV para agradecerles y honrarlos por su continuo servicio extraordinario durante la pandemia", publicó la página oficial de la National Football League mediante Twitter.

 

 

Cabe destacar que los 32 equipos de la liga podrán elegir a algunos trabajadores de sus ciudades para que acudan al partido.