CUERNAVACA, MORELOS.- Agradecido con la vida por la oportunidad de transmitir sus conocimientos y cambiar la vida de las personas está César Arenas Serrano, quien se desempeña como jefe del Departamento de Capacitación de la Coordinación Estatal de Protección Civil y continúa auxiliando a personas durante alguna emergencia.
Querer estudiar la carrera de medicina lo involucró en un cuerpo de emergencia y fue en 1976 cuando ingreso al área de Socorrismo, desde ese momento ha podido ayudar a las personas hasta llegar a la Dirección de Paramédicos en la Cruz Roja, institución en la que estuvo varios años.
“El ser socorrista como que es una vocación, un perfil. Habemos gente que nos cautiva tanto esa parte, que vas madurando con el paso del tiempo y te das cuenta cómo una pequeña acción puede cambiar la vida de otra, eso para mí fue muy motivante; yo le agradezco a la vida”, mencionó.
Dijo que todavía acude a emergencias, aunque también se encarga de transmitir lo que ha aprendido a lo largo de su profesión, al señalar que busca que quienes salvan a las personas no cometan errores, ya que “con la vida no se puede andar cometiendo errores”, por ello a lo largo de 35 años ha acumulado varias experiencias.
Una que le viene a la memoria es del año de 1989, cuando formaba parte del Servicio Médico de Caminos y Puentes Federales (Capufe) y se enteró de una carambola en un tramo que no le correspondía a la instancia federal, pero la falta de respuesta de otros cuerpos de emergencia lo obligó a desobedecer la instrucción y acudir al servicio.
“En 35 años tuve varias experiencias, no todas fueron buenas, pero me he alimentado de las mismas. Una que te queda marcada fue cuando desobedecimos una instrucción porque escuchábamos que no llegaba –el apoyo-, cuando llegamos no había ninguna ambulancia y era un caos, había mucha gente lastimada, muchos niños”, recuerda.
Él salvó a una niña, cuyo brazo quedó atorado entre las llantas traseras de un camión. Pese al riesgo que existía de que la pesada unidad le cayera encima, auxilió a la menor hasta dejarla sana y salva.

"Es una acción de ayuda desinteresada, sin importar su matiz político, social, económico o religioso. Lo mismo ayudas a una persona con mucho dinero, como al que no lo tiene. Ayudar a la gente sin esperar una retribución, eso es el socorrista.” César Arenas Serrano, jefe del Departamento de Capacitación de PC estatal.

 

Por: Omar Romero
[email protected]
 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...