CUERNAVACA, MORELOS.- A pesar de las registricciones establecidas en semáfaro de riesgo de COVID-19, en la Diocésis de Cuernavaca se celebraron misas presenciales en el Día de la Candelaria y el pasado Día de Reyes.

Desde el pasado 24 de diciembre, en Morelos se decretó el semáforo color rojo, lo que significaría la realización de actividades esenciales, el resto debieron quedar suspendidas o con restricciones.

La Dirección de Asuntos Religiosos, dependiente de la Secretaría de Gobierno, informó que se les notificó a todas las asociaciones religiosas que la celebración de misas y cultos se podrían realizar sin la presencia de seguidores, con la finalidad de evitar la concentración de personas y, con ello, la posibilidad de contagios por COVID-19. Por lo que las celebraciones se podrían trasmitir a través de internet.

Sin embargo, en la Diócesis de Cuernavaca se incumplieron las disposiciones. Ayer, 2 de febrero, en la iglesia de Jesús de Nazareno, mejor conocida como iglesia de Tepetates, se celebró misa y la bendición de las imagénes del Niño Dios, como tradicionalmente se acostumbra.

El pasado 6 de enero, en la capilla de los Reyes Magos, ubicada en Tetela del Monte, se celebró misa con la asistencia de decenas de personas.

Autoridades del Gobierno del Estado y la Diócesis de Cuernavaca se reunieron para informar que por ahora no es momento para llevar a cabo actividades que generen la concentración de personas, sino una vez que el semáforo salga del rojo de alerta máxima.

Por MARCELA GARCÍA / marcela.garcia@diariodemorelos.com