Miles de familias acudieron a las iglesias de la capital y la zona conurbada para la bendición de las palmas, en lo que es el inicio de la Semana Santa, este Domingo de Ramos.

Desde muy temprano, los cuernavacenses y pobladores de la zona metropolitana acudieron a las iglesias para escuchar a la eucaristía y recibir la bendición.

 

 

En la Catedral de Cuernavaca se celebró la homilía, encabezando la procesión.

El acto significa la celebración de la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, en la que todo el pueblo lo alabó como rey con tantos y palmas.

 

 

Por esa razón, los feligreses llevan las palmas a la iglesia para que el sacerdote las bendiga y se participe en la eucaristía.

Actos similares se realizaron en Ocotepec, donde todo está listo para la celebración artística de la Pasión y Muerte de Jesús.