compartir en:

Ayala, Morelos.- “Nació Emiliano Zapata en un risueño pueblito del Estado de Morelos que se llama Anenecuilco”, dice el corrido de “El general afamado y por todos muy conocido”, del autor Jesús Díaz Bustamante.

El pueblo Anenecuilco, en Ayala, vio crecer a “El Caudillo del Sur”, líder del Ejército Libertador y de la Revolución del Sur, y que celebra 138 años de su natalicio.

Tres recintos fueron las piezas clave para fraguar la primera revolución social del siglo XX, donde hoy se expone al público la historia del general: el Museo Casa Zapata, Museo de la Revolución del Sur Ex Cuartel de Emiliano Zapata y la Ex Hacienda de Chinameca Museo del Agrarismo.

Un día como hoy, pero de 1879, nace en Anenecuilco Emiliano Zapata Salazar, en un hogar campesino, entre historias de la Independencia y viendo el despojo de tierras a los habitantes por parte de los hacendados.

Su padre decía que “nada podía hacerse” para evitar que les quitaran sus tierras, a lo cual Zapata respondía “Cuando yo sea grande haré que las devuelvan”.

Una construcción antigua con muros de adobe, tabique y piedra fue la casa de Emiliano Zapata, como muestra el Museo de Anenecuilco; tiene dos cuartos, donde el revolucionario pasó sus primeros años con sus hermanos y padres.

El lugar, ubicado entre las calles Emiliano Zapata, Ayuntamiento y Felipe Neri de Anenecuilco, muestra lo que fue la casa del general. 

Hay un mural que relata aspectos fundamentales de la vida de este personaje, con una sala de exposiciones y colección arqueológica que reconstruye la comunidad de antes.

Otro inmueble importante es el que fue cuartel de Emiliano Zapata, entre los años 1914 y 1918, ubicado en el municipio Tlaltizapán, hoy conocido como Museo de la Revolución del Sur Cuartel de Emiliano Zapata.

En este último tenía abogados, telegrafistas, armas, cocina, víveres y caballerizas; ahí permanecía el profesor Otilio Edmundo Montaño Sánchez, quien redactó el Plan de Ayala.

En el hoy museo había un pequeño horno, donde el líder del Ejército Libertador acuñaba monedas de 50 centavos, 1, 2 y 5 pesos para tener recursos que cubrieran los gastos del movimiento revolucionario.

Se dice que la ultima vez que Emiliano Zapata pisó el cuartel fue en el año 1918 debido a la persecución del Gobierno de Venustiano Carranza.

El inmueble reabrió sus puertas cerca de 1970 para albergar una valiosa colección del líder libertador, así como mostrar a los combatientes de la Revolución en salas de exposición, en las cuales se muestra la historia del lugar.

El 10 de abril de 1919, en la Hacienda de Chinameca, ubicada en el sur de Ayala, “El Caudillo del Sur” fue emboscado por el coronel Jesús Guajardo, bajo engaño y una supuesta tregua en la que entregaría a Zapata armamento y municiones. 

Sonó un clarín con la llamada a Honores mientras Emiliano y su escolta entraban en la hacienda; era la señal para abrir fuego y acabar con la vida del líder revolucionario.

La Hacienda de Chinameca, hoy Museo del Agrarismo, mediante sus piezas narra la historia del siglo XX en Morelos y México, de la intención que personajes como Emiliano Zapata tenían para equilibrar una sociedad mexicana desigual.

Documentos, fotografías, piezas históricas y trapiches son elementos que los visitantes pueden observar en el museo, que resume al agrarismo como política de Estado con el espíritu de la Revolución Mexicana de Emiliano Zapata. 

Por: GUILLERMO TAPIA
guillermo.tapia@diariodemorelos.com