Postal… ¡Daños, fiesta y economía..! Todavía con los daños humanos, físicos y económicos visibles que dejó el temblor de septiembre, las autoridades de Yecapixtla que encabeza el alcalde Francisco Sánchez Zavala, tomaron la decisión aún en el marco del dolor, de continuar la vida tratando de retornar “a la normalidad”, lo cual indudablemente que será muy difícil, para tratar por un lado de darle un espacio de esparcimiento a los deudos y por el otro fortalecer sus bolsillos que tanto lo necesitan… Bajo estas condiciones Sánchez Zavala junto con los ediles de su cabildo, tomaron este difícil acuerdo en razón de las circunstancias que sufre el Estado y quienes aquí vivimos, para llevar a efecto el tradicional festejo Cecinero de Yeca… Indudablemente, según lo vimos y supimos, la Feria de la Cecina volvió a ser un éxito por la convivencia y empeños que pusieron con esfuerzo multiplicados los lugareños yecapixtlences, por la gran cantidad de visitantes llegados de distintas latitudes a Yeca para disfrutar del platillo alimentario icónico tradicional que lo es la riquísima cecina, con su salsa martajada, crema, queso, aguacate en algunos casos, frijolitos y tortillas del comal… ¡Ah qué platillo..! Bien por la decisión del Alcalde y ediles, porque con ello fortalecieron los ánimos y la lastimada economía de miles de habitantes de Yecapixtla, que tanto lo necesitan… ¡Clap, clap, clap!
Reflexión… ¡Emergencia sí, pero..! En ánimo de resolver problemas de espacio para dar alojamiento a maestros y alumnos, como consecuencia de la emergencia para salvar el año escolar luego del desastre provocado por el terremoto de septiembre, se han tomado algunas medidas para aceptar espacios que deben ser muy revisados para saber si de verdad son los adecuados, aún en la urgencia que se vive… En Cuautla, en una misma vecindad fueron alojados para cumplir con el proceso de enseñanza-aprendizaje, tres distintos niveles escolares de primaria, secundaria y una estancia infantil… Si la superficie de la vecindad es la adecuada, con las habitaciones o departamentos donde puedan acomodarse los niños y los estudiantes con la capacidad de cupo suficiente, bien… Pero aun así se debe razonar si en un caso de simulacro o en situación de emergencia, en ese lugar, las condiciones que desde luego no son las adecuadas, se prestan para cumplirlo sin posibles consecuencias… Peor aún, y de acuerdo como está la naturaleza en nuestros espacios, donde quien sabe que pasó en nuestra geología ya que nuestras tierras mediterráneas se están sacudiendo con frecuencia, llegado el caso de un sismo cómo puede efectuarse ahí una evacuación de tantos menores llevados ahí, para que tengan refugio como si fuera su escuela… Corresponde a las autoridades de Protección Civil municipal y estatal; el del IEBEM Fernando Pacheco y a Beatriz Ramírez, la de la SEP, atender, revisar y resolver sobre el particular… Por cierto, y a propósito de Cuautla, en algunas de sus escuelas, padres de familia presionan a las autoridades azuzados por perversos politiqueros para que se reanuden las clases, sin que los edificios escolares tengan las condiciones de seguridad necesarias para alumnos y maestros, por lo cual el peligro es latente… Un calichazo, pedrada, ladrillazo o derrumbe, no lo detendrá ningún manipulador chismoso… ¡Aguas!
Postdata… ¡Municipios también..! Como consecuencia del sismo que destruyó edificaciones de todo tipo en ciudades y pueblos, tanto el Instituto Nacional de Antropología e Historia como los ayuntamientos deben cambiar de inmediato sus reglamentos, a efecto no sólo de actualizarlos sino de ajustarlos a la realidad que vivimos… El terremoto destruyó parcial o totalmente edificaciones históricas entre templos, zonas arqueológicas y viejas casonas que en los llamados centros históricos de cada población están bajo la egida del INAH y presuntamente de las comunas…

Quedó demostrado, por lo que corresponde a casas y casonas antiguas de todo tipo, que éstas amén de haber quedado demostrada por su debilidad estructural, la gran mayoría se convirtieron en un peligro latente para la seguridad pública… Lo que el INAH pueda reconstruir o restaurar amen de lento será muy poco… Hay cientos de casas y casonas que se vinieron abajo, por lo cual deben venir nuevas construcciones que cambiaran la imagen de pueblos y ciudades… ¡No hay de otra, los permisos tendrán que darse..! ¿O no?

¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos /  [email protected]